Páginas vistas en total

jueves, 9 de enero de 2014

Cómo empezamos..

Acabamos de entrar en un nuevo año hace unos días y nos damos cuenta por ello. Empezamos una vez pasadas las fechas de las propuestas y de los buenos deseos a volver a ver la realidad. Una realidad que es la misma de la de hace unos días, o sea la del año que dejamos atrás. Y que para muchos, la novedad será la misma realidad, desgraciadamente durante mucho tiempo más. También que poco más se puede contar, con los pocos días que llevamos. Hasta con ello se podía acabar. 
En tan pocos días transcurridos y cuántas nuevas noticias ha dado de sí. La policía durante varias horas en la sede del PP, El anteproyecto de la ley del aborto, la nueva posición de los presos de ETA, la imputación de la Infanta Cristina, nuevas informaciones sobre la trama Gürtel, la obra del canal de Panamá, la subida del recibo de la luz, las perspectivas del 2014 en cuanto a crecimiento del empleo, la "bajada" del paro; ahh y una noticia en la que parecía que existía una contradicción: si ha bajado el paro, se decían las causas y por el otro lado, la bajada en afiliados a la Seguridad Social...etc, etc.
Casi nada. Noticias e informaciones que han ocupado y ocuparán páginas y portadas de los medios tradicionales y no tradicionales, escritos y no escritos. En la red, la noticia en cuestión de horas nos parece que es pasado, por eso no digo lo de tradicional.
Y como casi siempre pasa, la encuesta del CIS sólo es noticia porque es oficial y porque la recoge durante unas horas (casi no llega a ser un día), todos los medios en un titular. La corrupción y el paro. Casi 8 de cada diez personas encuestadas siguen permanentemente señalando al desempleo como la primera preocupación y en éste último, el ascenso de la corrupción (Bárcenas, los EREs; la investigación judicial a Urdangarín y a la Infanta Cristina, etc).
Analizando las repercusiones que las distintas noticias comentadas  habían tenido en los medios y el eco social que habían despertado, nos preguntábamos en el trabajo, si era posible que lo que para los ciudadanos es la prioridad y la preocupación, había dejado de ser la misma preocupación y prioridad no sólo para los medios, sino también para todos, incluido por supuesto nuestra clase política.
Por eso pasa el tiempo y acabamos de entrar en un nuevo año...pero a pesar de los pocos días transcurridos, tengo la percepción de que las prioridades y preocupaciones de los ciudadanos no van a cambiar. Y esperemos que ésto no sólo se quede ahí. Tiempo al tiempo.