Páginas vistas en total

domingo, 27 de noviembre de 2016

La capacidad de ser.

Durante esta pasada semana se han celebrado los actos con motivo del Día Internacional contra la Violencia de Género. Es un día que tiene un sentido especial. Es un día de sensibilidad y de profundidad en el interior de cada uno de nosotros. Suele suceder siempre y sobre todo porque esto sigue sin parar. Nos reunimos, levantamos la voz, reivindicamos pactos contra todo tipo de violencias de género y esta lacra sigue...es mucho lo que hay que hacer en forma de prevención, educación, concienciación y no podemos ser cómplices, hace falta valentía y compromiso de la sociedad en su conjunto como decía el Presidente de la Junta en su intervención en la Asamblea dicho día.
La lectura de unos microrrelatos y la intervención del Presidente de la Junta el pasado viernes en la Asamblea de Extremadura nos hicieron reflexionar a todos y todas los allí presentes una vez más. Pocas cuestiones reunen la unanimidad que la denuncia de ésta sinrazón. Es un día que habrá que seguir reflexionando a diario, porque solo los argumentos de la reivindicación y de la solidaridad  no serán necesarios, aunque sí que permanentemente tendremos que ser acompañados por los mismos. Toda la sociedad será cómplice de este problema mientras siga existiendo.
La visualización de un vídeo de hace pocos días sobre la terrible agresión de un joven a su novia ha vuelto a colocar una vez más el rostro más brutal de la violencia machista. No es que por ello interioricemos aún más la gravedad del problema, pero se hace cada vez más necesario la denuncia del mismo porque la sensibilidad debe crecer. Cada vez son más los casos que desgraciadamente suceden a una edad más temprana. Así lo dicen las propias encuestas del CIS sobre la violencia y aunque haya sido un testimonio sin una muestra precisa, también lo podía comprobar en mi anterior puesto de trabajo cuando veía los expedientes sobre los casos de violencia de género en el área de justicia gratuita. Por ello y entre otras razones, sigue siendo absolutamente necesaria la denuncia por parte de la víctima o de quien conoce o sabe de la agresión.
Los microrrelatos nos ayudaron y sensibilizaron. Nos mostraron y golpearon con su lectura consiguiendo que abriéramos nuestro interior. La sensibilidad es una fuerza dentro de nosotros que nos muestra ante el mundo como somos. Como se decía en uno de ellos en el que la protagonista imagina una balanza que pesa lo perdido y lo ganado cuando ha dado el paso...y ha ganado: la capacidad de ser.







domingo, 20 de noviembre de 2016

Se habla de presupuestos.

Se acercan las fechas. Se han cambiado un tanto los plazos en que se entregaban pero siguen suscitando todo el interés. Son los números que siembran todo el curso. Son los números que se tienen que convertir en propuestas, medidas, ayudas y convocatorias. En muchas convocatorias, que después se transforman en políticas.
Siempre me ha causado sorpresa. Es más, ahora que los conozco un poco más, me siguen sorprendiendo. La maquinaria de la Administración. Las previsiones de gastos e ingresos, porque al final los números pasan a ser previsiones. Nunca se termina gastando todo lo que se presupuesta. Y nunca se está conforme con lo que se presupuesta, pero hay una cosa clara: hay que adecuar los gastos a los ingresos, o por el contrario hay deuda. Deuda que incrementa y encarece. Y cuando esta situación se produce, hay que pagar más al final. Aunque a veces hay que endeudarse porque hay situaciones que necesitan de políticas que conllevan asumir gastos, aunque sea a costa de aumentar la deuda.
Siempre es mejor una negociación que una imposición. Siempre es mejor un acuerdo que un desacuerdo. El consenso genera compromisos, acompañamiento, responsabilidad en la gestión y cuando hablamos de lo de todos, pues siempre es mejor que las políticas sean asumidas por todos y para ello, nada mejor que compartir.
Durante el proceso de la discusión hay unos intervalos. Cada uno quiere marcar su territorio. Hay quienes asumen el terreno de juego por la experiencia de haber compartido la dificultad, tienen la experiencia de gobernar y saben que las cosas no son cómo se hacen los números, sino en cómo se transforman en políticas. Algunos plantean cuestiones imposibles y fijan sus límites. Ahora se llama líneas rojas. Juegan a hacer valer más las diferencias y pretenden de esta forma fortalecer sus posiciones de cara a su espacio político. Otros, sencillamente no quieren saber nada de negociación y plantean imposibles que ni ellos mismos serían capaces de asumir. Es el juego de las posiciones. Es la estrategia política lo que prevalece a la hora de fijar la posición inicial o sencillamente querer desentenderse del compromiso y no asumir lo que conlleva una negociación.
En unos días conoceremos los números y se marcarán los territorios de cada uno. Es la política que tiene estas cosas. Comprobaremos las posiciones y las primeras valoraciones. Se ha aprendido de otras experiencias y seguro que habrá servido para que las cosas se hagan desde el sentido común y la sensatez.
Porque de la política se dice entre otras muchas cosas, que es el arte donde puede pasar casi todo...esperemos que todo aquello que pueda llegar a pasar repercuta en el bienestar de los ciudadanos, porque son éstos los destinatarios finales de los presupuestos. En unos días, se empiezan a mover las piezas y habrá que pasar de las palabras a los hechos, será el momento de la política.

sábado, 12 de noviembre de 2016

Un susurro de voz...

De nuevo sucedió. La salida del Reino Unido de la Unión Europea, algo conocido de forma abreviada como brexit, el no al acuerdo de paz con la guerrilla en Colombia y ahora Donald Trump ganando las elecciones en Estados Unidos. Kilómetros de páginas de prensa de todo el mundo y muchas horas de televisión y radio analizando las causas de éste último suceso que puede volver a cambiar al mundo. Siempre sucede que los analistas nos sorprenden con sus juicios, a pesar de que los pronósticos estaban apretados en los últimos días. 
Escribía hace unos días que los ciudadanos estadounidenses que han votado a quien ha ganado las elecciones sabían y eran conscientes de lo que votaban. Lo conocían y habían escuchado lo que pretende hacer, por no hablar de sus declaraciones fomentando casi todo tipo de radicalismos. Por eso me parecía aún mas sorprendente su victoria. Este año va a ser recordado por haberse roto los pronósticos de la razón.
Hoy estoy escuchando una voz que es un susurro, una voz cálida, que ilumina emociones, que asienta sentimientos pero que se ha apagado. Se trata de Leonard Cohen que ha muerto. Hoy lo recuerdo, al igual que me sucedía con Bod Dylan que era uno de los músicos que solíamos escuchar. Eran otros tiempos. Reflexiono sobre ese tiempo transcurrido y me vienen recuerdos con su música que escucho en forma de homenaje. No teníamos lo que hoy tengo delante de mi y tengo la impresión de que antes le dábamos más valor a esta música. Más profundidad en las letras de sus canciones. Es como si nos dejara una paz en nuestra memoria, como cuando paseas por un lugar deseado lleno de naturaleza y descubres que no necesitas nada más para sentirte feliz.
Celebramos este tiempo que compartimos y tenemos que disfrutarlo porque pasa y no vuelve. A veces es suficiente un gesto para salvar el momento, incluso el día. Porque ese momento supera la dificultad y hace que nos reencontremos con nuestro interior y miremos a lo lejos sin necesariamente tener que ver nada delante, porque seguramente vemos más lejos de lo que nuestra vista sea capaz.
Ese susurro de voz me hizo reflexionar sobre ese tiempo pasado y recordar caminos andados. Pienso que es bueno hacer un pequeño ejercicio y reencontrarnos de vez en cuando con la memoria de los bonitos recuerdos.