Páginas vistas en total

sábado, 25 de junio de 2016

Reflexionando...

Esta mañana salí tempranito a dar un paseo por el Guadiana. Llevaba algunos días en que faltaba a la cita de mirar a lo lejos y observar la tranquilidad de sus aguas. Sigo pensando en que aún los ciudadanos no valoramos lo suficiente nuestro patrimonio natural y que un río pase por el centro de una ciudad sería digno de ser reconocido, pero tengo mis dudas de que ello sea así. Es como si la ciudad, aunque ya en menor medida, siga viviendo de espaldas al río.
Esta mañana lo necesitaba después de unos días de cierta tensión y no poder dedicarle tiempo al ejercicio de mirar y ver lejos. A través de una fotografía observé un camino y me propuse un rato de reflexión y no solamente porque en unas horas los ciudadanos tengamos en nuestras manos y mente una decisión muy importante. Ejercer un derecho. El derecho de sufragio, el derecho al voto. Aunque solo fuera porque es un derecho ciudadano, deberíamos ejercerlo porque no siempre tuvimos la posibilidad y oportunidad de hacerlo en libertad.
En la reflexión del paseo pensé que posiblemente había mucha gente que aún no tenían decidido qué hacer. Qué hacer?. Cada uno hará lo que crea conveniente, pero yo en mi mirada animaba a votar. Hablé con un ciudadano que estaba en su mundo al que le pregunté por nuestro cisne al que llevaba tiempo sin ver. Me dijo que estaba majestuoso pero que se se había trasladado a otro lugar, a otra zona.
Esta semana ha sido más fuerte de lo normal. Una coincidencia de cosas la ha hecho así...ayer pude comprobar una vez más cómo hay mucha gente que apuesta, que mantiene la ilusión, las ganas por seguir adelante, por emprender y continuar proyectos que mamaron y que aprendieron valorando el esfuerzo de sus padres. Cuánta buena gente tenemos en nuestra región, cuánta buena gente de la que aprender, cuánta buena gente de la que poner ejemplos, cuánta buena gente por la que seguir trabajando!!!.
En uno de los exámenes de una asignatura de la carrera que estoy haciendo nos preguntaban por el "Espíritu del 45"...ese mismo día se estaba votando en el Reino Unido si seguían en la Unión Europea o si se independizaban. Qué historia!!!. Ganó por estrecho margen el voto de salir de la Unión y ahora mucha gente se ha puesto a pensar en las consecuencias. Ahora!!!.
Pero mañana toca ir a votar. Votar para manifestar una opinión, una valoración, para ejercer un derecho. Se trata de eso, de un derecho que tenemos los ciudadanos y hay que ejercerlo. Yo lo voy a ejercer porque hago reflexión en la historia reciente, porque hago pensamiento en todo lo que en nuestro país hemos conseguido, porque quiero que nuestro país no siga paralizado, porque nuestro país no se embarque en aventuras de campañas demagógicas a través platós de televisión y otras cosas...pero sobre todo iré a votar para ejercer mi derecho y para que mi contribución, compromiso y sensibilidad social se vean reflejadas en una de las decisiones más importantes que tenemos los ciudadanos. Yo SÍ iré a votar.

domingo, 12 de junio de 2016

Identidad.

Un artículo publicado en un periódico hace que me detenga y en éste Puente de Alconétar que escriba en relación a lo que se nos trata de comunicar. Se habla de los espacios políticos y de la falta de propiedad de los mismos. Pues claro, en política no hay exclusividad. Hoy el espacio público que compartimos es más de todos que nunca. Ese es uno de los grandes cambios de los últimos tiempos.
Hay quien piensa que su mensaje es exclusivo y aún no se ha dado cuenta de que hoy ya todo es compartido al instante. La cuestión es que aquellos que tratan de copiar no piensan que la gente sigue queriendo lo original.
En éstos últimos días se ha venido reivindicando que el formar parte de un espacio político y ser coherente tiene su plus. Y creo que es cierto, porque ello forma parte de la identidad de la persona y no sólo por formar parte de una determinada opción, sino porque es una seña que es reconocida y valorada.
Han pasado seis meses desde las anteriores elecciones y todos los partidos se vuelcan en convencernos de la oportunidad que nuevamente tenemos los ciudadanos para votar por sus candidatos. Seis meses transcurridos y de nuevo las encuestas. De nuevo la encuestas quieren convencernos. 
Desde mi punto de vista aquí hay un problema. Hablamos más del resultado que arrojan que de lo que realmente esconden. Una tercera parte de los ciudadanos no tienen decidido su voto y sin embargo se está dando por hecho que ese será el resultado. La influencia de las encuestas en las campañas electorales siempre ha tenido su objetivo y no deberíamos olvidar que siempre (todas) se deben a quien las promueve y que siempre hay "cocina". Esto creo que se olvida en muchas ocasiones y por ello como he dicho en alguna ocasión, nos dejamos gobernar por las encuestas. 
Sí es cierto que el voto no se hereda, sino que se gana día a día. Hay muchos actos y momentos para ello. La dinámica en la que nos envuelven las campañas electorales es posible que nos haga despistarnos por momentos, pero lo que no consiguen ocultar es la actitud, coherencia y el trabajo. La memoria es frágil o eso dicen, pero estoy con aquellos que dicen hay políticas que identifican y marcan. Y el ser natural y tener identidad no sólo se valora y se reconoce, también se vota.


domingo, 5 de junio de 2016

Se trata de compartir.

Un buen amigo me hacía un análisis hace unos días sobre los momentos que se están viviendo en la política. Me decía que había que huir de lo que significaban los protagonismos y que había que hacer las cosas utilizando el verbo compartir. Se trataba de dar un paso más en las nuevas formas de comunicar, pero sin el pretendido interés de que se notara de que se había pasado por allí.
Eso es algo complicado, le decía. Pues se trata de que se haya estado en un determinado sitio, pero que nadie pueda decir que habéis sido los protagonistas del acto. Es cuestión de tiempo, pero debéis daros cuenta de que los tiempos han cambiado y que la gente está cansada de ver más de lo mismo. Y ya se sabe lo que al final dice la historia si no se la tiene en cuenta. Se vuelve en contra.
Y en ello estamos, aunque debo manifestar que hay una cierta resistencia a eso de dejar de ser los protagonistas. La credibilidad se conseguirá poniéndose en el lugar de la gente. Colocándose en el lugar de quien tiene el problema. La gente es más consciente de lo que a veces nos parece, pero quieren tener un hombro donde descansar. Un lugar y un apoyo donde poder compartir, porque a veces la solución no es posible o no puede ser como se pretende, pero lo que no perdonan es que no se les escuche.
Hay que devolver a la sociedad el protagonismo en la política. Porque en éstos tiempos la capacidad de la ciudadanía para disponer de información en tiempo real y comunicarla de forma atractiva está al alcance de todos. Ya no hay exclusividad en el mensaje, porque se ha perdido el control de la información. Hoy todo es más público y es compartido desde cualquier lugar.
La otra tarde tuve un ejemplo de compartir. Se trataba de un acto donde asistían jóvenes con sus padres y profesores. Habían desarrollado proyectos con mucha imaginación. Una iniciativa innovadora que forma parte de lo que venimos llamando cultura emprendedora. Algo creativo, innovador y que reporta ilusión. Cada vez que se emprende algo nuevo se aprende, se generan sinergias para establecer nuevos lazos. También se trata de que cambiemos el paso desde el tiempo del cumplimiento de la mayoría de edad. Lo que se aprende entonces nunca se olvida y hace que nos marquemos metas para llegar a convertirlo en realidad.
Compartamos el protagonismo en la política. Este nuevo tiempo nos está dando lecciones a diario y los ciudadanos están hartos de seguir escuchando el mismo discurso. Hagamos lo imposible por cambiarlo en función de cómo lo ven las personas y así es posible que aunque sea sólo un poco, consigamos que compartir empiece a ser natural en política.