Páginas vistas en total

sábado, 31 de diciembre de 2016

Balance...

Estamos a punto de acabar un año y por tanto a pocas horas de iniciar uno nuevo. Cuando llegan estos momentos nos encontramos mensajes, felicitaciones, llamadas, vídeos...y más cosas. Todas son de buenos deseos de la familia, de los amigos y conocidos. Felicitaciones y en algunos casos con compromisos para el nuevo año que se inicia. Siempre pasa igual. Después el día a día hace que nos vayamos situando. Son las tradiciones y la propia vida que nos hace, que nos transmite esos sentimientos, esos deseos de seguir compartiendo en el camino que un día empezamos a andar.
Wikipedia (según su propia definición en su web) que es una enciclopedia libre, políglota y editada colaborativamente, administrada por una fundación sin ánimo de lucro cuando define al balance se refiere al activo, al pasivo y al patrimonio neto, pero si lo decimos de manera sencilla y con otro sentido, podemos decir: lo que se es = lo que se tiene - lo que se debe.
Me ha gustado el ejemplo porque cada uno de nosotros a la hora de hacer nuestros propios balances, deberíamos hacer ese símil: qué somos, qué tenemos y qué debemos. Esto no es nada fácil de definir y sobre todo cuando lo tenemos que hacer de forma individual y nos analizamos a nosotros mismos. Solemos hacerlo dentro de nuestro interior, en la soledad de nuestro espacio desde el que afrontamos los límites de la realidad, de la realidad con la que nos enfrentamos a diario. 
Suele suceder que cada final de año nos decimos lo rápido que pasa el tiempo. Un año más. Un paso más hacia adelante. Cada vez que hablo con alguien y hacemos esta pregunta me planteo la misma reflexión: realmente el tiempo pasa tan rápido o es que como hacemos la pregunta cuando falta poco para que se acabe nos parece que por ello pasó tan rápido. Es curioso, pero con toda la gente que hablo suele responder diciendo que el tiempo pasa más deprisa de lo que parece.
Cada uno de nosotros tiene su propio balance. En mi caso y no es porque falten pocas horas para que se acabe este año, sí digo que me parece que me pasó rápido. Puede que sea la actividad del día a día que hace que no te puedas detener todo lo que sería necesario en cosas que tienen más valor del que le damos. Puede que sea el tiempo en el que entramos y que la experiencia te va situando en ver las cosas de otra manera. Suelo hacerlo en forma de reflexión y es por ello que pienso que el mejor aprendizaje es la experiencia que vivimos y compartimos, por ello para el próximo sí voy a darle mucho más valor a lo que realmente lo merece.
Que el próximo que está a punto de comenzar sea un año lleno de paz y de mucha salud para todos. Un abrazo.

domingo, 11 de diciembre de 2016

Garrovillas y la décima...

El sábado 10 de diciembre de 2016 será un fecha inolvidable en mi corazón. Una fecha que recordaré por celebrarse la décima kedada en mi pueblo: Garrovillas de Alconetar y por haber tenido el placer de ser el organizador de la misma. Con la ayuda de algunos paisanos y amigos, como Julio Saavedra, Quini, José María y también agradecer desde estas líneas el trabajo de Pedro y Elisi en la exposición de las fotos y vídeos en el marco incomparable del Corral de Comedias. Gracias a todos. Habéis conmovido a toda la gente que se acercó a nuestro pueblo y habéis conseguido que con vuestros relatos y trabajo el día fuera sencillamente maravilloso. Nos acompañó hasta el día con un tiempo muy apetecible. Algún amigo me llegó a decir: has hecho un pacto con el tiempo.
La kedada empezó el día antes con la llegada de algunos amigos y amigas. Ver la Plaza de noche con los soportables iluminados era majestuoso, nos transportaba a otra época; la luz encantaba y hacía que nuestros ojos se iluminaran de tanta belleza. Verla desierta de vehículos, la hace aún más grande. Impresiona su grandeza. Hasta el dron de Joaquín se sorprendió desde lo alto. Espectaculares imágenes amigo.
Por la mañana tempranito. Había que dar los últimos pasos de lo que se presentaría durante el día. Probar y comprobar que las cosas estaban en su sitio. A partir de las 10:30 empezó a llegar gente a la plaza. Nos empezamos a situar en el centro. Entre el pozo y la fuente. Todo era mirar hacia los distintos rincones, queriendo llegar a todos. Imposible, la plaza es tan grande que hay que darse la vuelta para llegar a todos los rincones y soportales. José María nos ha ilustrado, nos ha enseñados a todos la enorme historia que contiene y guarda Garrovillas. Incomparable. Nos adentramos en dirección a la Iglesia de Santa María y continuamos asombrándonos con el órgano que existe en la iglesia. Quini, sencillamente genial, no solo nos distes una clase de música, conseguistes que nuestros oídos se contagiaran con tan maravillosa música.
Tocaba recorrer calles. Estrechas. Fachadas con arcos de cantería. Casitas. Ventanas pequeñitas. Estrechas. Seguíamos sorprendiéndonos de tan rico patrimonio. Barrio judío. Conservemos esta riqueza. Tengo que volver a recorrer despacio esas calles que hacía muchos años que no andaba. 
Convento de las Jerónimas. Riquísimos sus dulces y su hospitalidad inigualable. Cuánta paz había en esos claustros interiores. Zona de los templarios y José María nos seguía deleitando con su clase magistral de historia del pueblo y de otras épocas. Impresionante chimenea y casa de los templarios. Zona de San Pedro y el descubrimiento en relación con Isabel la Católica. Hay que plantar un olivo en homenaje a aquello.
Regreso de nuevo a la Plaza de todas las Plazas. Arco de Mendos. Foto oficial de la kedada. Siento predilección por este rincón y siempre tuve claro que sería donde se haría la foto del encuentro. Llegamos al Corral de Comedias. Los amigos seguían estando sorprendidos. Qué pueblo tienes Anselmo!!!. Recuerdo al amigo Soñador. Inolvidable su sueño. Palabras, semblantes, sentimiento a flor de piel, lagrimas. Un minuto de silencio como homenaje a nuestro Soñador de Guardia. Charla. Las palabras se entrecortan. Miro hacia arriba y me da fuerzas. Te toca Guillermo. Habla de lo que quieras. Tu iniciastes esta bella historia hace diez años. Tu lo has hecho posible. Coherencia. Sentimiento. Reconocimiento. Palabras de los amigos y amigas. Recuperar lo bueno de este tiempo y el origen. Amistad y cordialidad. 2017, propuestas. Candidatura de Lobón. Aclamación. Llevamos diez años de kedadas. Hemos hecho un libro que resume cada una de ellas contadas por cada organizador. El primer libro es tuyo Guillermo. Fotos de estos años y tres vídeos de tres amigos: Fernando (no pudo venir), Nieves Herrero y Vicente del Bosque. Sorpresas.
Toca comer. En la Hospedería. Vamos a volver a tu pueblo amigo, me dicen. Comida estupenda y cada uno pagando lo suyo. Empieza la despedida. Felicidades, tienes un pueblo que es una maravilla y la kedada ha sido inolvidable.
Gracias amigas y amigos...las kedadas lo hicieron posible y cada año fortalecemos una parte de nuestro espacio, llenándolo de gratitud, cordialidad y amistad. Es la vida y hay que vivirla con cosas que realmente merecen la pena. Un fuerte abrazo.

domingo, 4 de diciembre de 2016

Ayudas y responsabilidad social.

Esta semana ha sido muy representativa de acontecimientos que tienen que ver con el próximo ejercicio presupuestario para el año 2017. Hace pocos días valoraba la oportunidad de tener una posición clara sobre los mismos y pedía a los distintos grupos parlamentarios que pasaran de la palabra a los hechos. Una nueva enmienda a la totalidad por parte de Podemos que fue rechazada en Pleno y por lo tanto, las cuentas seguirán su trámite normal abriéndose un plazo para enmiendas parciales al proyecto.
El debate de las cuentas suele ser un tanto bronco y en esta ocasión no ha sido menos. Un Podemos intentando buscar su espacio utilizando para ello el marcar distancias para al final no asumir compromisos. Un PP tratando de representar un papel en el que puede que se encuentren muy a gusto y un grupo el de Ciudadanos queriendo decir algo por decir, para que se sepa que están ahí. Al final, unas cuentas que marcan el inicio de la estabilidad económica y que serán el camino para los próximos ejercicios desarrollar un proyecto más expansivo.
Durante los días que ha comprendido la semana he asistido a varios actos institucionales y sociales. Suelo reflexionar sobre algunas intervenciones que escucho en los mismos. Uno de los actos era una entrega de premios a empresarios de Badajoz. En las intervenciones de los premiados se solicitaba a las autoridades regionales ayuda y que se les tuviera más en cuenta. Es algo que suele ser bastante normal. Los premiados hablan de su trayectoria, ponen en valor su familia, su esfuerzo y el de los trabajadores y piden ayuda.
En relación con el tema de las ayudas, a los pequeños empresarios y autónomos desde la Junta de Extremadura se ponen en marcha diversas líneas de ayuda, como asimismo oficinas para el asesoramiento y la colaboración en aras a facilitar su actividad y también subvenciones que consiguen desarrollar diversas líneas de negocio y afrontar esos primeros meses de vida tan complicados cada vez que se inicia algo.
Puede que no sean suficientes. Puede que no sean fáciles de conseguir por los requisitos que deben cumplir. Puede que no estén actualizadas para la actividad. Puede que los empresarios no quieran asumir riesgos de diversificar o expansionar su proyecto. Puede que incluso no resulten atractivas. Puede que no las necesiten. Puede que incluso no se enteren de que existen esas posibilidades. Puede que lo vean como una posibilidad de afrontar un gasto más que una inversión. Puede que no quieran sentirse acompañados....Puede, puede...
Era 2009-2010 y empezábamos a afrontar el tema de la responsabilidad social en Extremadura. En algún foro que tuve oportunidad de intervenir por ser ponente del grupo socialista en la Asamblea de Extremadura de la Ley de Responsabilidad Social había una frase que les repetía a todos los empresarios e interesados en el asunto: la responsabilidad social no debemos verla como un gasto, sino como una inversión...me pareció conveniente volver a repetirlo porque son tiempos de asumir la responsabilidad de forma compartida. No podemos permitirnos volver a caer en los mismos errores, porque eso significaría no haber aprendido nada de las últimas experiencias.