Páginas vistas en total

lunes, 21 de agosto de 2017

Estas hecho un quinto...

Desconozco el significado de esta frase, pero creo que puede que tenga que ver con algo que se hablaba hace muchos años. Algún dicho, alguna frase que se dijera. La escuché y porque quien la pronunció para mí tiene mucho significado, es la razón por la que le pongo título a esta entrada, pero realmente no he sido capaz de encontrar su significado. Quien me lo dijo no me lo explicó, no fue capaz de decirme porque me lo había dicho. Me lo dijo mirándome y agarrándome la mano. Una mirada que tuvo un brillo que recordaré y para mí fue suficiente para no preguntarle otra vez. Pero no quería que pasara sin que tuviera reflejo de una reflexión de estos últimos días durante la estancia en mi pueblo. Quizás la frase es una excusa maravillosa para hablar de esos sentimientos.
Nuestros pueblos son uno de nuestros mejores patrimonios. Estoy seguro que cada uno de nosotros opinará de esta forma. Dentro de nuestros pueblos está nuestra gente y ahí nuestro origen, nuestra esencia. En mi caso es muy especial. Se dice que los garrovillanos nos sentimos muy orgullosos de nuestro pueblo. No es porque tenga una de las plazas más bonitas de España o que la misma esté considerada Monumento Histórico Artístico de Interés Nacional, que serían razones poderosas como argumento de lo que decimos en cualquier lugar donde nos encontremos. Hay razones que salen de nuestros adentros y que cuando se menciona el nombre de nuestro pueblo, hace que nos sintamos especialmente orgullosos de ser garrovillanos. Es pasión de pueblo, es identidad que nos sale del alma y es la razón más poderosa de que se nos iluminen los ojos. Durante estos días en nuestros pueblos ves a familiares, a los amigos de la infancia, los recuerdos y añoranzas de días compartidos. Es el reencuentro de muchos momentos. Es una manera de sentirse extremeños.
En ese recorrido con cierta melancolía y emoción, también nos encontramos con miradas sobre el sentido de pertenencia y nos brota la intensidad. Esos momentos que hacen detenernos y buscar en el interior. Que hace que te muestres desnudos por los recuerdos de uno de esos muchos días de estar hablando en silencio para seguir diciéndole que han pasado diez años pero que la sigues recordando. Reflexioné en silencio tratando de adivinar el significado y el argumento de la frase y seguí mirando en los recuerdos de estos días. Ahora vendrán otros y seguiré pensando que aunque la mirada la dirigió hacia un fondo en blanco, seguiré recordando lo que me dijo...estas hecho un quinto!!!.

lunes, 14 de agosto de 2017

Para la libertad...

Escribo y suena esta canción...no hay un motivo concreto para poner ese título a la entrada, pero me pareció un nombre acertado. Por el momento, por las fechas, porque buscando en este espacio llamado por mí en muchas ocasiones "ventanita" encontré una referencia y me pareció que podría ser un pequeño homenaje para todas aquellas personas que un día lucharon por la libertad de los demás. También por las que continúan luchando, viviendo, sintiendo...que sepan que nunca estarán solas.
Escuchaba un vídeo de Miguel Poveda y amigos en un gala benéfica para la investigación contra el cáncer y me hacía recordar que el ejercicio de la solidaridad tiene que ser siempre fortalecido, porque nunca todas las fuerzas son suficientes, pero siempre ayuda el compartir el problema. Siempre he querido guardar el máximo respeto por aquellas personas que en su interior quieren seguir viviéndolo sin hacerlo público. Es su espacio y no hay nada más que hacer, sino respetarlo.
Seguía escuchando los aplausos de la gala y el sonido de las guitarras con palmas y olés. Hay momentos que nos quedamos escuchando ese ritmo que comunica con nuestros sentimientos más adentro. En esos silencios en los que no hacen falta voces ni otro sonido que rompa el espacio del disfrute. Son los sentimientos que nos afloran y que casi sin darnos cuenta, nos hacen remover partes de nuestro cuerpo.
Esta mañana tempranito escuchaba unas conversaciones en el parque. Es curioso, pero con los silencios de las primeras horas del día no nos damos cuenta de que no estamos solos. Desde lo alto de mi terraza escuchaba a dos personas hablar. En esos momentos me puse a mirar todo lo lejos que pude y me asaltaron recuerdos. Recordé que a veces necesitamos que alguien debe tocarnos para sentirnos vivos. 
Pensé que no es la casualidad de las horas del día ni la mirada a lo lejos, ni los recuerdos que nos asaltan en forma de reflejo del tiempo. Es el silencio del día que ocupa el lugar de las ausencias y que siempre nos asalta haciendo que recordemos esos momentos compartidos.
Mientras...siguen sonando una voz, palmas y una guitarra.

lunes, 7 de agosto de 2017

Silencios del tiempo...

Estoy con la lectura de un libro que conmueve. Se trata de una historia que nos adentra en una época que nuestro país ha vivido. Es una época que no me atrevo a calificar, que ha sido para todos los españoles muy dura, pero para muchas familias ha debido ser una pesadilla y que ha supuesto vivir...y seguro que estar viviendo en muchos casos, algo que nunca hubieran querido vivir. El libro se llama "Patria"...y es muy recomendable su lectura para entender mejor un conflicto, el mal llamado "conflicto vasco".
Ayuda la lectura de una historia como la del libro a conocer seguro que una parte del conflicto, pero por lo leído hasta ahora, una gran parte. Una parte que desde la distancia nunca podemos llegar a interiorizar como los que la han sufrido y la sufren aún. Es como si en su interior te introduces y te ves escuchando a las dos familias, en su juventud amigas. Es memorable la historia. Una etapa de 40 años que cada día que asomaba en forma de atentado nos convulsionaba a todos.
Recuerdo la noticia del anuncio del cese definitivo de las armas una tarde de octubre, cuando salía de las clases de la Universidad. Un día para celebrar la gran victoria de la democracia, así lo declaraba Rubalcaba ese día de Octubre de 2011. En el libro también se habla de ese anuncio y cómo se cuenta ese momento por las dos mujeres que centran gran parte de la historia. Dos mujeres, dos esposas, dos madres...con un gran carácter y personalidad.
En los paseos matutinos por caminos naturales y escuchando el sonido de los pasos al caminar, entre conversaciones en silencio solo rotas por el sonido de un cántico o de una llamada que se produce entre los árboles, recuerdo algunos de los capítulos de mi libro, porque creo que todos los días cada uno de nosotros, escribimos una parte del mismo. Un libro que escribimos mentalmente en esos ratos en que nos encontramos con nosotros mismos. Tratando de reflexionar sobre este tiempo, me ayudan esos silencios cómplices de la soledad de los caminos.
En esos momentos creo que todos nos acordamos de capítulos vividos en nuestro día a día. Dentro de nosotros aparecen imágenes y recuerdos que son imborrables. Son momentos que el destino ha colocado en nuestro interior. Que nos retiene la memoria y que el destino ha querido que formen parte del camino y de los silencios del tiempo...esos maravillosos silencios que cada uno compartimos.

lunes, 31 de julio de 2017

Entre ida y vuelta...

Esta mañana en la ida al trabajo durante el recorrido a Mérida me puse en modo reflexión. Trataba de repasar lo sucedido en este fin de semana. Encuentros, conversaciones, decisiones...lo normal en un evento como el celebrado: Congreso del PSOE de Extremadura. Acudí desde la tranquilidad de no tener que decidir sobre nada, pero sí desde la responsabilidad de aportar y ayudar en aquello que se pidiera. Siempre he dicho que se aprende cada día y más escuchando, que hablando.
Normalmente los congresos suelen ser de mucha discusión y de mucho "pasillo". Todos queriendo estar en algún sitio, aunque ese sitio fuera sólo estar en alguna conversación que tuviera algún tipo de interés. Se suele decir que los congresos se hacen más fuera que dentro, o que se celebran dos congresos. El de aquellos que quieren estar y el de aquellos que quieren ser. No es exactamente así, pero los que hemos asistido a alguno, ya sabemos que hay tiempo para casi todo.
Pero esta mañana me costó centrarme en los temas de la semana. Suele suceder que durante la ida y la vuelta hay tiempo para reflexionar, para hablar, repasar asuntos del día...pero esta mañana resultó difícil. Ni el ruido de la emisora hacía que me sumergiera en la reflexión. La mirada hacia el frente y las líneas discontinúas que me deslizaban y acercaban casi sin darme cuenta. Pensé que sería el fin de semana. No haber descansado estaba haciendo mella.Y mira que llevamos congresos y alguno de ello marcó un camino. Un camino con curvas pero compartiendo un tiempo y una etapa de la vida.
Esta tarde repasaba algunos poemas de un libro. Fue una noche en la Alcazaba su presentación y resumía la obra poética de Angel Campos Pámpano. La vida de otro modo, su título. En mi mania de escribir en el interior de los libros, aquella noche escribí: me llamaba asistir. Quería asistir. Un momento en silencio, es un momento bello de disfrutar. Tener paz interior. Compartes y sientes. Te apasionas cuando vives ese momento de silencio en la soledad del camino de la noche. Que fácil resulta a veces sentir. Escuchar unas palabras de un poema saliendo de una voz con sentimiento.
Puede que esta entrada se convierta en algo que no se entienda. Puede que incluso el momento de sentarte delante de la pantalla y escribir se pare por un tiempo. Puede que sea la proximidad del tiempo de las vacaciones. Puede que se ponga la cuenta a cero para emprender un nuevo proyecto. Quizás sean las emociones y los impulsos que se acumulan los que necesiten de la reflexión y el descanso, aunque no por ello abandonaremos la lectura y la paz que despiertan esos paseos desde la distancia con la observación de la luz del día. 
A veces sólo un gesto es suficiente para salvar el día.Y escribir tal vez es ese gesto que prolonga el latido de los pulsos hasta la sed secreta de los sentimientos. Es posible que escribir sea perderse en el lado oscuro de la vida, en la memoria de cada uno,en los reencuentros del viaje de la ida y la vuelta. Escribir puede que sea una ventana para comparecer ante los demás, para que los ojos reflejen el interior de las palabras. Unas palabras que hoy son un mensaje de apoyo para que sigas adelante. A seguir luchando por la vida. Eso es lo que pido en mi viaje a la vuelta, porque no hay otro modo mirar las cosas sin perderlas del todo...entre la ida y la vuelta.







domingo, 23 de julio de 2017

Cuidemos el medio...

Esta mañana salí tempranito a andar por el Guadiana. Cualquier día, pero los fines de semana a las primeras horas del día se convierte en un disfrute del tiempo. Un espacio ambientalmente esplenderoso que tenemos la suerte de disfrutar, pero al que hay que cuidar. Paseantes y corredores, ciclistas y patinadores; el río y su planta invasora, junto a la invasión de patos y gansos que se ha convertido en una de las señas de identidad junto al camalote en el agua.
Pero tiene que llegar el momento en que desde el Ayuntamiento tengan que actuar. La colonia de aves y gansos que se ha instalado en el parque del Guadiana no deja que el césped de su entorno crezca porque también les sirve de alimento. De hecho, hay zonas que se han tenido que replantar en varias ocasiones y aunque la acotan para evitar que pasen, no sirve de freno porque saltan la valla o la tiran. Al césped no le da tiempo a crecer e incluso han acabado con la grama, lo que provoca que haya zonas de la margen del río con enormes calvas de vegetación.
El caso es que las aves conviven con toda naturalidad y sirven de motivo de visita. Avisos de que no se les dé comida existen, pero la gente no les presta atención ni caso. Es más, muchas familias hacen que sus hijos pequeños rodeados de patos sean el motivo fundamental para una foto curiosa. 
Esta mañana era curioso. Había dos bandas de aves distanciadas y ya no reparan en estar cerca del agua. Se habían cruzado todos los caminos y se estaban acercando a las viviendas que están situadas cerca de las vallas. Empieza a ser muy preocupante y hasta peligroso, pues los ciclistas tienen que sortear a veces estos obstáculos andadores.
Lo cierto es que esta zona del Guadiana con su parque se ha convertido en poco tiempo en una de las zonas de más afluencia de Badajoz y el Ayuntamiento debería de actuar. Es indudable que cuando la margen izquierda del río esté acondicionada y luzca con todo su verde, estaremos hablando del auténtico pulmón de la ciudad. No solo se convertirá en un lugar a visitar, sino que también será un lugar que medioambientalmente se reconocerá.
Pensar que un día los badajocenses se bañaron en el Guadiana está un poco lejos, pero cuidar y ser respetuosos con el medio natural que disponemos debería convertirse en un deber ciudadano...desde luego, el primero que se lo debería de aplicar es  el Ayuntamiento de la ciudad y su Alcalde.

lunes, 17 de julio de 2017

Escribir es vivir...

Uno de los libros de José Luis Sampedro lleva el título de la entrada. Entre otras muchas frases que me han quedado en la memoria, hay una que dice "no he venido aquí a hacer retórica, ni literatura...He venido aquí a VIVIR, a vivir cuando se me está acabando la vida y, por tanto, a disfrutarla más". El libro es una lección magistral con las reflexiones realizadas por Sampedro durante un curso desarrollado en la Menendez y Pelayo. 
Se han acabado las primarias regionales en el PSOE de Extremadura y esta mañana un amigo me preguntaba que si había escrito algo sobre lo vivido en éstos últimos días. Es un buen amigo, al que le gusta compartir. Hay complicidad y convivencia. Secretillos por la responsabilidad del lugar. Y tiene un espacio de paz que en esta etapa es de lo mejor que me he encontrado.
En estos últimos días he vuelto a recuperar sensaciones por distintos caminos. A través del silencio en el espacio de la noche por esas carreteras. Desde un lugar en el que he podido compartir con amigos y compañeros. Desde un espacio en la red llevado a cabo desde el voluntarismo y siendo absolutamente necesario el crearlo y desarrollarlo. Aportando nuestro granito de arena con la complicidad de la amistad y desde el convencimiento de que había que ayudar a un amigo.
No tuve nunca dudas de que Guillermo ganaría las primarias. Solo tuve durante todo este tiempo la incógnita del número que se colocaba delante. Estoy seguro de que con más participación y siendo contundente el resultado conseguido, lo habría sido aún más. Y lo digo desde el convencimiento después de haber vivido el día de ayer en una mesa durante toda la jornada e ir comprobando de vez en cuando los compañeros y compañeras que acudían a votar. El resultado está ahí: casi 7 de cada diez votantes prefirieron a Guillermo. 40 puntos de distancia le sacó al segundo candidato y 56 puntos respecto al tercero. Porque también la importancia de esta diferencia entre los candidatos, tenemos que hacerla teniendo en cuenta que hubo tres, porque ello tiene aún más valor.
En unos días tendremos el Congreso Regional y se elegirá una nueva Ejecutiva. Es muy importante que sea una Ejecutiva de personas que crean y sean capaces de llevar a cabo los cambios propuestos por Guillermo. Que sea consecuente con las propuestas y el sentir de lo que representan los votos, porque estos han hablado claramente. Y sobre todo que sea leal en la práctica y con la realidad. Yo espero que todos se pongan a disposición del nuevo Secretario General para que este haga su ejecutiva, que será la de todos.
La política no consiste en vencer sino en convencer y el objetivo no es ganar por ganar, sino ganarse a los ciudadanos. Como decía Obama: No se trata de mi, sino de nosotros, de que trabajemos juntos por un objetivo común. Ese objetivo tiene fecha y se trata de 2019.

sábado, 8 de julio de 2017

Ricos en solidaridad...

Esta semana ha sido muy complicada. Hay sucesos que marcan y que los retenemos en la memoria durante mucho tiempo. Incluso es posible que no los lleguemos a olvidar nunca. Creo que lo sucedido en esta semana en la zona de La Vera y al día siguiente en el Valle del Jerte va a ser recordado y muy difícil de olvidar, al menos en mi caso.
Estaba temprano como cada día en el despacho y empezábamos a conocer la noticia de que en un pueblo de La Vera (Valverde de la Vera) había sucedido algo que tenía toda la pinta de ser grave. El servicio del 112 lo concretaba al poco tiempo. La fisura en una balsa de abastecimiento de agua en la zona, provocaba que inmediatamente se activarán los servicios de emergencia en su nivel 1. Una primera valoración y rápidamente en marcha para comprobar, actuar y ayudar en la zona.
Extremadura es una región extensa, muy extensa. Recorrerla en coche desde norte a sur o de este a oeste te lleva un tiempo que a veces se hace interminable y más en casos de este tipo, donde la incertidumbre y la magnitud del suceso nos hacía que la preocupación se nos mostrara en forma de golpes interiores por si había sucedido algún daño a personas y que fuera irreparable. Teléfono, radio, enlaces, redes sociales...cualquier medio nos acercaba a conocer la realidad de lo sucedido. A medida que nos íbamos acercando, las noticias se producían descartando daños personales, aunque sí materiales y bastantes. 
Coordinación de recursos y efectivos para empezar rápidamente a poner en marcha acciones que ayudaran y visita in situ a los lugares donde se habían producido los daños. Me quedo con muchas imágenes que hicieron que mis recuerdos de la riada de Badajoz se volvieran a agolpar en mi mente. El agua con su fuerza había llegado a romper una carretera, había levantado muebles, destrozado viviendas en algún caso, arrastrado coches...había anegado una piscina completamente. Barro, lodo, arboles, ramas y piedras redondas que con la fuerza del agua pudieron llegar a hacer muchísimo daño.
Afortunadamente la cosa quedó en importantes daños de tipo material. La imagen de la piscina cubierta de barro me quedó impactado. La cara de los vecinos asustados por lo sucedido, las conversaciones con algunas de las personas que habían vivido esos momentos, son imágenes que muestran la realidad de la crudeza de un hecho. 
De todo lo vivido en ese día quiero quedarme con algo muy importante y que creo que nos caracteriza a los extremeños. Es con la solidaridad mostrada por muchos voluntarios: protección civil, bomberos, empleados públicos de la junta y ayuntamientos, guardia civil, gente anónima y por los alcaldes de los pueblos de la zona. Los alcaldes inmediatamente habían trasladado a la zona máquinas y trabajadores para empezar a actuar en la zona. A veces nuestra Extremadura aparece en los primeros lugares del ranking y es posible que tengamos una de las rentas per capita más bajas del país, pero somos ricos en solidaridad porque ésta corre por nuestras venas.
.