Páginas vistas en total

domingo, 18 de febrero de 2018

Hacer lo que queráis hacer...

Por motivos de mi trabajo tengo la oportunidad de participar desde la escucha activa en varias jornadas y conferencias. Me sirven como un elemento que sitúo entre las cosas que me gustan, porque siempre he dicho que se aprende mucho escuchando y además me ayuda a reflexionar, a tener otros puntos de vista. En definitiva, a poder tener más posibilidades de valorar después de haber escuchado. No dejo de decir por ello que en este tipo de eventos, siempre hay matices. Se podría decir de otra manera, pero creo que se entiende y me quedo ahí. 
Mi hija Lidia hace unos días publicaba en las redes su indignación una vez se enteró de la noticia de que una mujer había sido expulsada de una charla comercial porque tiene síndrome de Down y decía..."este tipo de noticias provocan en mi una frialdad y una indignación hacia ciertas personas que piensan que por tener síndrome de Down hay que seguir discriminando por el simple hecho de ser personas con capacidades diferentes. Este tipo de cosas pasan en pleno siglo XXI y me sigo preguntando si queremos que el mundo evolucione a mejor y la sociedad sea libre, sin discriminación de ningún tipo". Increíble lo sucedido, pero sigue sucediendo y por ello, la discriminación aún es mayor.
Esta semana asistí a uno de los actos que se han llevado a cabo con motivo del Día internacional de la mujer y la niña en la ciencia. El salón estaba lleno de niños y niñas de institutos y me pareció muy oportuno que así fuera. Pude observar mientras escuchaba los discursos y las conferencias, las caras de ellos y ellas. Creo que es clave el que asistan a este tipo de actos y compartan. Desde temprana edad, incluso si fuera posible más jóvenes aún. Las barreras en contra de la igualdad están llenas de frases y estereotipos que van calando desde muy jóvenes y por supuesto se van conformando a lo largo del desarrollo educativo y de la maduración. Y ello repercute y así se ponía de manifiesto por parte de algunas de las investigadoras allí presentes. Lo argumentaban de un estudio que comprobó cómo las niñas de entre cinco y seis años no se sentían capaces de desarrollar actividades vinculadas socialmente a estereotipos masculinos y que esto se debe en gran medida a la educación.
Creo que hay que romper con las barreras desde escenarios como el que viví en esta semana. Que los niños y niñas que compartieron la jornada en su viaje de vuelta le dedicaran unos minutos a hablar sobre lo que escucharon. Lo considero absolutamente necesario para no malgastar el tiempo que dedicaron. Es posible que este tema de hacer lo que se quiera hacer sea un objetivo a largo plazo y que no solo se conseguirá escuchando.
Hace falta que el denominado techo de cristal se rompa. Que esos rasgos sobre los que dicen que está construido se detecten, se vean y dejen de ser de cristal, que se rompan y desaparezcan...Iniciativas como la vivida en esta semana ayudan y fomentan que ello se produzca. Es necesario que lo interioricemos. No podemos permitirnos malgastar más tiempo con el miedo, pensando en no hacer aquello que se quiera hacer...

domingo, 11 de febrero de 2018

Porque semos asina...

Una viñeta que publica hoy un diario regional podríamos calificarla como de muy pertinente sobre todo en éstos últimos días. El adjetivo empleado es una palabra que le gusta decir a una persona con la que trabajo a diario. La viñeta trata con cierto tono irónico sobre un hecho que está siendo noticia regional durante las últimas semanas. Hablamos de unas exploraciones que se están realizando por parte de una empresa en una montaña cerquita de la ciudad de Cáceres.
Volvamos a la viñeta de Ramón de Arcos que es el autor, el cual relaciona con algunas pequeñas estrofas que forman parte del himno de Extremadura. El aire limpio...pero sin humos, sin industrias. Las aguas puras...pero sin urbanizar un embalse. Tierra de encinas...libre de minas (camina) y nuestras voces se alzan y nuestros cielos se llenan...pero aquí seguimos poniendo palos en las ruedas a poder tener un desarrollo industrial, al igual que otras regiones tienen.
Durante estos últimos días ha habido voces expertas que han desarrollado sus argumentos en relación con el proyecto de la mina de litio, y me sigue llamando la atención después de ver y escuchar el debate sobre el proyecto en la Asamblea, como la no unanimidad a la hora de posibles proyectos de desarrollo separan y dividen a nuestros políticos. Y no es por las diferencias políticas de las opciones que representan que sería normal y entendible, sino porque desde un enfoque exclusivamene técnico no debería haber argumentos al menos en éstos momentos, para pronunciarse con la contundencia de oposición que algunos lo han  hecho.
Extremadura con una superficie de 41.634 Km2, es una región muy grande comparada con el resto de las Comunidades Autónomas. Tenemos poco más de un millón de habitantes, es decir de las menos pobladas y con una muy baja densidad de población si nos comparamos con el resto y cada vez más jóvenes marchándose hacia otros destinos. Si acudimos a la EPA para comprobar las cifras de paro, vemos que tenemos un porcentaje de paro del 25,1% de la población activa, una tasa superior a la nacional, y que somos una de las Comunidades Autónomas con mayor porcentaje de paro.
Cuando hace unos meses los extremeños conseguimos que el resto de los españoles conociera y se sensibilizara de las míseras condiciones de nuestras infraestructuras ferroviarias, yo me sentí satisfecho con el ejercicio de unidad que se consiguió por todos y todas. Se trataba y se trata de tener mejores recursos para hacer posible que nuestra región dispusiera de mejores condiciones para un mayor desarrollo social y económico.
Ahora cuando de lo que se trata es de tener posibilidades para que esa población no se vaya sino que se quede, y de que dejemos de tener las cifras de paro que tenemos, nos ponemos en aquello que decía el autor de la viñeta...o con aquello otro de "chachoooo, ónde vas? ó también " Aveeee...aveee, porque semos asina".

sábado, 3 de febrero de 2018

De paseos y vivencias...

Me gusta escribir sobre lo que veo y me gusta escribir sobre lo que escucho. Es una forma de sentir. Es un pellizco que provoca momentos inolvidables. Son los momentos que quedarán en un rinconcito que hará que en muchas ocasiones recuerdes paseos y vivencias por algún lugar y entonces te asaltarán los recuerdos.
Hoy asistí a un acto de los que está organizando el partido. Pretende ser un encuentro participativo. Es una forma de seguir estando en contacto con la gente, más allá de que a través de las propuestas puedan incorporarse éstas en un próximo futuro para formar parte de un programa electoral. Es una idea que puede permitirnos recabar demandas realistas, actualizadas y de esta forma incorporar argumentos que deberán convertirse en políticas.
Antes de entrar al acto hablaba con un compañero entrañable. Es de los que siempre que he podido me ha gustado escucharle. Sus reflexiones son sinceras. Son la experiencia de sus años de militante y el haber cultivado siempre la reflexión política desde el lado de la izquierda, lo que hace que hoy sea más necesario que ayer el compromiso. Coincidíamos en la necesidad del compromiso y del conocimiento de la cultura política de las organizaciones como uno de los mejores argumentos para la militancia de partidos como el nuestro.
Y como decía al principio, me gusta escribir sobre lo que escucho. Escuchaba a GFVara hablar de la actitud de la humildad y la sencillez ante la vida, en el acto. De lo importante de esa actitud en una persona. De no presumir de los logros, de reconocer las limitaciones. De que tenemos que ser muy conscientes de que cada día aprendemos cosas. Y de la pasión...de la pasión por la política, por la igualdad y de la pasión por la vida.
Y escribir sobre lo que veo y siento. Puede que sea una de las mejores experiencias que me quedarán de este tiempo que estoy viviendo. Esta semana volví a disfrutar del inmenso patrimonio de nuestra región. No hay un rincón de nuestra Extremadura que no tenga un motivo para volver a visitarlo. No había tenido la oportunidad de disfrutar de la comarca de la campiña sur. Había estado, pero siempre con prisas. Unas tierras de contrastes pero hermosas. Disfrutar de los templos, de las bellezas naturales y culturales de Llerena, una ciudad para vivirla. Haber disfrutado con el descubrimiento de la Ermita de Nuestra Señora del Ara ha sido un espectáculo para la vista que recomiendo. Y descubrir la enorme belleza del monumento natural de la mina de La Jayona serán momentos únicos que recordaré siempre.
Una frase que le escuché al Alcalde me la quedé para reflejar el cambio cultural en relación con la importancia que le damos al patrimonio y el comprobar cómo hoy hemos cambiado. Hemos pasado del a mí que no me toque...a...a ver cuando me toca a mí.
Como decía Jacques Cousteau " la gente protege aquello que ama"...

domingo, 28 de enero de 2018

Más Quijotes que....

Hace unos días alguien que tuvo responsabilidades públicas del más alto nivel se despachaba con unas declaraciones eludiendo toda responsabilidad por el hundimiento de una entidad  bancaria y se permitía el lujo de preguntarse a sí mismo si aquello se podía considerar un saqueo. La respuesta ante tal pregunta, es que la culpa había sido del mercado y que las crisis cuestan mucho dinero.
Durante las últimas semanas se ha caldeado el ambiente político en la región por diferentes causas. La aprobación de los presupuestos regionales en la Asamblea ha sido uno de los detonantes de un cambio de humor y de posición en los dirigentes del partido popular en nuestra región. Se podría decir que el que se hayan quedado fuera del acuerdo que ha hecho posible que los presupuestos de 2018 hayan sido aprobados no les ha sentado nada bien. Hay quien dice que en estos últimos días se está viendo un talante preelectoral en la derecha extremeña y que se ha iniciado la posición del interés político por delante del interés general.
Algunas afirmaciones así lo están mostrando en los últimos días. Una de ellas, es la posición respecto al proyecto empresarial  de explotación de una mina de litio en la región. Podría decirse que han querido abortar la posibilidad del proyecto antes de conocerlo. Porque manifestar su rechazo sin conocer si reune los requisitos y garantías legales, es querer ser más quijotes que el ingenioso hidalgo de La Mancha.
No es la primera vez ni será la última que nos encontraremos con estas posiciones en el entorno de la política. Suele pasar que algunos políticos marcan su estrategia en función de posibles resultados electorales. Ya se sabe que el último año antes de las elecciones hay una máxima, y es la de no cometer errores.  
El superministro, vicepresidente y más cosas se permitió el lujo de contestar encogiéndose de hombros y trasladar las culpas hacia el mercado. Los dirigentes del partido popular en Extremadura no pueden hacerlo, pero les da igual ponerse de perfil en el asunto del proyecto empresarial.
Total, ellos no tienen que rendir cuentas o también como dijo Rajoy: cuanto peor, mejor para todos...o cuanto peor para todos mejor....pero y para Extremadura???

domingo, 21 de enero de 2018

Extremadura te regala tiempo...

Extremadura te regala tiempo...este es uno de los mensajes que difundimos en Fitur 2018. Es un mensaje que se relaciona con la tranquilidad, con la felicidad y con nuestra identidad como pueblo, porque nuestra Comunidad tiene mucho de ello. Mucho de tiempo para disfrutar de sus espacios, de sus pueblos y ciudades, de sus paisajes y monumentos, de su naturaleza y su gastronomía...podríamos decir que hay muchos momentos para pasear...por esos kilómetros de felicidad.
En la tarde de ayer paseando por el Guadiana recordaba sentado en la zona del embarcadero muchos de esos momentos. Trataba de ver en un camino imaginario el contenido y la belleza de muchos de los espacios presentados en la sala de presentaciones. No hay un rincón de nuestra Extremadura que no guarde un motivo para ser visitado y contemplado. Para ser comentado. Para detenernos y poder encontrar una historia, porque nuestra Comunidad está llena de historia y de cruces de culturas.
Son los cielos de Extremadura que dan luz y brillo reflejándose en lo inmenso de nuestros paisajes, en la diversidad de sus caminos, desde el inmenso mar que forman los imaginarios lagos de la Siberia hasta el cruce de la ruta del Emperador con el camino mozárabe, paseando por esa inmensa Ruta de la Plata. Ese cruce de testimonios culturales. Esa riqueza de territorio que sirvió de enclave para tantas visitas ilustres de reyes y princesas.
Ese romper fronteras de otro tiempo y querer descubrir las posibilidades en otros mercados para poder presentarnos en otros mundos. Ese descubrir un entorno espiritual a través de nuestras tradiciones. Con unos enclaves donde no hay estación que no tenga un destino, donde podemos compartir momentos de belleza nocturna divisando las estrellas y al mismo tiempo disfrutar del relax de la música en el silencio de la noche. Y durante el día poder pasear y escuchar sentados el bello sonido de la vida de la naturaleza en sus parajes y entornos naturales.
Extremadura te regala felicidad para que disfrutes a través del extraordinario conjunto de paladares naturales, variados y sabrosos. Con el sabor de esa textura suave y untuosa que al paso por la boca resbala o por esa torta redonda que hace la delicia de todo aquel que se acerca y se desliza en el interior de su crema casi líquida.
Y en el cruce de esos caminos y esos recuerdos, de ese ir y venir de contrastes, de ese conocer a gente que siente y comparte trabajo e ilusión como la gente que trabaja en Turismo, están también los momentos Fitur..son momentos inolvidables. Son los momentos que quedan, que hacen que se fortalezcan las ilusiones para seguir intentando que el tiempo que nos regala Extremadura se convierta en kilómetros de felicidad. 

El patrimonio extremeño está cincelado por la influencia de las culturas que por ella han pasado. Una miscelánea rica y muy variada que no solo se aprecia en la arquitectura y arte que hay de norte a sur, también se refleja en su gastronomía

Ver más en: https://www.20minutos.es/especial/publirreportajes-viajes/despensa-extremena/#xtor=AD-15&xts=467263
El patrimonio extremeño está cincelado por la influencia de las culturas que por ella han pasado. Una miscelánea rica y muy variada que no solo se aprecia en la arquitectura y arte que hay de norte a sur

Ver más en: https://www.20minutos.es/especial/publirreportajes-viajes/despensa-extremena/#xtor=AD-15&xts=467263
El patrimonio extremeño está cincelado por la influencia de las culturas que por ella han pasado. Una miscelánea rica y muy variada que no solo se aprecia en la arquitectura y arte que hay de norte a sur

Ver más en: https://www.20minutos.es/especial/publirreportajes-viajes/despensa-extremena/#xtor=AD-15&xts=467263

domingo, 14 de enero de 2018

Sensaciones y recuerdos...

Todos los años por estas fechas suelo hacer un poco de ejercicio reflexivo y mirar un poco hacia atrás. Siempre he considerado que es un argumento del que se aprende, y que entre otras muchas cosas, sirve para recordar momentos y sensaciones. Creo que forma parte de la experiencia de la vida y que es sano el hacerlo de vez en cuando.
En estos días estoy recordando sensaciones vividas. Son esos momentos que no suelen durar más allá de cinco minutos a pesar de ser un periodo de tiempo de muchos reencuentros vividos. Parece que el tiempo pasa tan rápido que no nos damos cuenta de todo lo vivido, pero al menos en ese ejercicio que propongo y a pesar de ser un espacio corto, se recuerdan y viven muchas de esas sensaciones.
Es algo así como cerrar los ojos y de pronto te sientas en cualquier parte y comienzas a ver cosas. Es el cielo azul que te hace disfrutar y aprender, compartiendo ideas y vivencias. Es una mirada que te hace rebosar con esas experiencias vividas. Con esas personas que has compartido en el espacio de la complicidad de los encuentros. Es sentir y compartir sentimientos. Es revivir la experiencia de la vida y del placer del sueño del momento vivido. 
Y en el ejercicio de sentarnos y contemplar hay que elevar los recuerdos al sueño de lo más alto. A esos recuerdos de esos primeros pasos, de esas primeras palabras. De esas noches sin dormir. De esa gracia de pronunciar una primera palabra y convertirla en una sonrisa. Yo he tenido al menos dos de esos primeros pasos. Ayer Raquel cumplió 26 años y hoy Lidia ha cumplido 23. La vida que es así de caprichosa y oportuna ha hecho que sea así. Y lo sigo disfrutando y por ello lo elevo a lo más alto.
Y en la complicidad de ese tiempo que se vive y se acompaña de momentos así, nos encontramos con los sentimientos. A veces hasta nos quedamos en silencio, como queriendo rescatar ese tiempo que ya pasó y que no volverá. Hasta nos puede asaltar y escaparse una sonrisa recordando esas primeras conversaciones, esos primeros paseos, esos primeros pasos, esas jornadas en el parque, esas primeras caídas. Algún día trasladaremos a algún lugar, a cualquier lugar todas las experiencias vividas, porque forman parte de la historia personal, de la historia de cada uno de nosotros.
A veces las palabras logran ser lo que dicen...y con ellas escribimos todos los días páginas de nuestra vida, donde esas sensaciones y recuerdos consiguen crear un bonito espacio en el corazón. Es la esencia de la vida y como hemos dicho en alguna ocasión...hay que disfrutarla, soñarla y vivirla.

domingo, 31 de diciembre de 2017

Ojalá...ojalá...ojalá

En el diccionario se define como un vivo deseo de que suceda algo...Escuchaba en la radio hace unos días esta palabra y al mismo tiempo me hacía reflexionar sobre esos deseos que solemos tener o decirnos todos los años. A veces es el solo anuncio que nos hace sonreír con aquello que decimos y hacemos, o con aquello que nunca llegamos a hacer y que se queda por tanto en ese vivo deseo de la definición.
El caso es que cada año nos proponemos cosas y deseos para el próximo año. Y digo que está bien, porque ello nos hace plantearnos retos. Nos hace ilusionarnos con ideas y proyectos. Nos hace tener esperanzas de que las cosas cambien para mejor. Nos hace que vivamos la vida con más ganas e ilusión. Nos hace vivir la vida con más ganas de vivirla, porque somos conscientes de que debemos hacerlo así.
Cuando escuché la palabra de la escritora Almudena Grandes en ese camino de ida y vuelta diario me hacía reencontrarme con sus deseos. Con esa pizca de ilusionarnos de forma colectiva para superar los individualismos y seguir mirando hacia delante. Con ese enorme deseo que se acaben los crímenes machistas y la discriminación de las mujeres empiece a retroceder. Con esas cómplices miradas de la gente normal y corriente que sabes que siempre va a estar a tu lado apoyándote y con un hombro donde descansar, aún sabiendo que posiblemente sus problemas no podrán resolverse. Me gusta la gente que siente de esta manera y que es sensible a escuchar.
En este último día de un año y en las puertas de 2018 no solo comparto mis mejores deseos de felicidad para todos. Mis mejores deseos de salud y la mejor de la prosperidad para todos los amigos y amigas. Mis mejores deseos de seguir compartiendo con todos y todas los que se asoman por esta ventanita de la libertad. Por este Puente de Alconétar que ha superado este año el número de ocasiones en que me he sentado a escribir y las visitas han crecido como nunca, donde sigo queriendo reflexionar en este remanso de paz, al borde de la corriente agitada de las pasiones públicas.
Y como decía la escritora, si mi convicción fracasa, si volvemos a vivir un año raro, en un país raro, en un mundo más raro todavía, ojalá sean ustedes felices, y todos los niños nazcan sanos...Y ojalá de nuevo podamos seguir compartiendo, viviendo, soñando, sintiéndonos... y en definitiva seguir siendo nosotros mismos queriéndonos un poquito más...Ojalá todo lo que queráis se cumpla en 2018, ojalá!!!