Páginas vistas en total

domingo, 21 de octubre de 2018

Se llama Víctor...

Una escultura de bronce preside la entrada del Hospital Materno Infantil de Badajoz. Sobre ella, un fragmento del poema "La Nacencia" del Miajón de los Castúos, del escritor extremeño Luis Chamizo. Es un espacio que está cerquita de la entrada de la zona de paritorio donde he pasado en esta última semana algunas horas. Descansa a la izquierda y llama la atención su tamaño, pero sobre todo por lo que dice el texto inscrito en forma de libro abierto. Lo he leído varias veces en estos últimos días. Viene a reflejar el nacimiento de un hijo y la alegría de ese momento.
No ha sido exactamente el sentimiento del momento que describe maravillosamente el paisano Chamizo el que yo he tenido, no. El mío ha sido un mundo de emociones y sentimientos que me ha asaltado, que he vivido mientras esperaba a que se produjera. Y cuando se produce ese momento, puedo decir que el alma respira y descansa, se inunda de emoción y esta te puede, te rompe. Es un momento diferente. Con los amigos y familiares que he hablado en estos últimos días también lo dicen. No es la misma sensación.
Puede que este espacio sea el lugar donde llegado el momento se pueden escribir las emociones, los sentimientos y los estados de ánimo, así como sobre otras muchas cosas. Puede que sea un lugar en el que los reencuentros se producen desde el espacio de sentirte viviendo un estímulo, un instante, un momento de emoción e ilusión. Puede que sea el espacio donde conversar como encabeza el portal de mi idea en el blog. A veces el conversar es un momento de silencio disfrutando de la soledad del lugar, disfrutando de un segundo mientras cierras los ojos y te pones a reflexionar sobre cualquier cosa que se te cruza por la mente, a veces es un espacio de paz interior que compartes, que sientes y que  te apasionas cuando lo vives.  A veces nos sucede que es fácil el sentir, que es suficiente con escuchar unas palabras o ver y abrazarte en el sentimiento de un gesto.
Hoy lo veo en el silencio de su descanso. De su aún no ver lo que hay a su alrededor. De su no escuchar el ruido de las campanas. Debe tener tanta tranquilidad que en la luz del día o en soledad de la noche solo se despierta cuando le toca. Qué momentos cuando se inicia la vida. Qué momentos cuando se vive la paz. Qué momentos cuando el sentimiento brota al ver una nueva vida.
Son los momentos de los sentimiento que experimentas cuando pones tu dedo en su pequeño puño y por primera vez sientes que la vida que acaba de nacer te aprieta, como si fuera la señal de que ya te quedarás para siempre...se llama Víctor.

domingo, 14 de octubre de 2018

La izquierda que pacta...

Durante estos días la prensa habla del acuerdo del Gobierno y Unidos Podemos. Un Acuerdo de Presupuestos Generales del Estado 2019: unos presupuestos para un Estado Social, es el título que lo acompaña. Se le está dando una gran trascendencia a la firma y creo que realmente la tiene, porque podría interpretarse como que es un acuerdo de gobierno y que lo único que faltaría, es que Podemos participe responsabilizándose de alguna cartera ministerial. Está claro que por ahora ese espacio no es posible que lo ocupen, pero en un futuro sería perfectamente posible para que el acuerdo no fuera solo sobre los presupuestos y sólo para 2019, sino que avanzara en responsabilizarse de la práctica de las políticas que lo contiene, porque muchas de ellas trascienden a una legislatura.
Siempre recordaré dentro de los acontecimientos sociales más importantes de este año las movilizaciones de pensionistas y  las marchas de las mujeres y también de muchos hombres, por la igualdad. Creo que hay que ser justos y decir que estos dos acontecimientos han marcado un antes y un después para nuestro país. Espero que también para el futuro y que la lección aprendida no se olvide. Creo que en este acuerdo de presupuestos se encuentra la memoria de estas dos grandes movilizaciones y estas se ven reflejadas en el mismo, como creo que sucede con muchas de las políticas acordadas.
La importancia del Acuerdo aparece desde la primera línea del mismo. Así se recoge que es un acuerdo de presupuestos para un Estado Social, porque después de 7 años de recortes y asfixia de los Gobiernos del Partido Popular, nuestro país ha retrocedido en igualdad de oportunidades, en cohesión social, en libertades y derechos, en calidad democrática y en convivencia.
Acuerdos de este tipo siempre marcan espacios políticos. Son posiblemente exportables a otros ámbitos y siempre hay quien lo ve como algo que no es positivo para el país. Algunos titulares de la prensa de la derecha lo señalaban como "presupuestos para la recesión", "presupuestos populistas con más gasto social" "cesión del gobierno", "más gastos y más impuestos", por leer algunos comentarios catastrofistas para darnos cuentas de lo que le ha molestado al PP y a Ciudadanos la firma. Los presupuestos son la principal herramienta para demostrar con los números de los mismos, las principales líneas de actuación y a través de ellos mejorar el día a día de las personas y es aquí donde se comprueba la voluntad política de un Gobierno en favor de sus ciudadanos.
Llegados a este punto, cuesta trabajo que no se quiera entender como viable y posible un acuerdo de dos fuerzas políticas de izquierda, cuando debería ser visto como algo normal. Es decir, lo lógico y razonable es que las fuerzas de derecha se pongan de acuerdo entre ellas y que las fuerzas de izquierda puedan hacer lo mismo también. Forma parte de la cultura de los pactos, es algo normal. Lo que es anormal es que un acuerdo de este calado lo firme una fuerza de izquierda y una de derecha.
La moción de censura demostró que era posible otro Gobierno porque una mayoría progresista se puso de acuerdo y es por ello que toca profundizar y avanzar...es hora de que la política y la economía se pongan al servicio de la ciudadanía.

domingo, 7 de octubre de 2018

La oratoria en política.

Al Parlamento se va a hablar, a parlamentar y no a leer...esta frase pronunciada por Felipe Gonzalez el viernes 5 de octubre por la noche en Villafranca de los Barros me permite reflexionar sobre la necesidad y la importancia de la oratoria en política. Un político como Felipe no solo no lee, sino que sus discursos son toda una conferencia. Domina la oratoria, los gestos, los silencios, el escenario y sabe cómo empatizar con el sentido común y conectar con el público.
Es posible que con la edad resulte un poco excesivo por el tiempo que dedicó en su intervención, pero la fuerza y el magisterio de sus palabras resuenan y tienen muchísimo eco en los políticos de antes y también en los políticos de ahora, los cuales muchos de ellos deberían copiar al menos sus gestos y su saber estar sobre el escenario, que con fijarse es suficiente. Tiene toda la experiencia política de sus años, pero sobre todo de su control y dominio de todos los temas. Su fuerza, carácter, su sentido y espíritu europeísta, le siguen confirmando como un líder a pesar de los años, porque creo que sin conocerlo personalmente sigue sintiendo y teniendo pasión por la política. Me atrevo a decir que cuando habla, la gente sabe que dice lo que piensa.
Felipe se refería a la necesidad de reformar la Constitución y ponía énfasis en reformarla sin miedos. Sin miedo, pero leyéndola desde el principio, porque así algunos de los que quieren liquidarla tendrán la oportunidad de leerla..."no vaya a ser que quieran aniquilarla sin conocerla". Busquemos hacer más política y menos el amparo del poder de los que llevan la toga. Busquemos preparar el país del futuro reformando la Constitución y no nos amparemos en la situación de Cataluña y el secesionismo para no hacer lo que se tiene que hacer...como un aviso a los que hoy pueden y deben cambiar la dinámica.
Hoy escuchamos en los parlamentos discursos vacíos, llenos de datos que por sí solos no sirven para convencer. Sin estructura, ni un contenido que explique con argumentos el porqué de las propuestas. Hoy se podría decir que los discursos no tienen mayor contenido que desacreditar el discurso del otro. Quizás es que lamentablemente hemos entrado en el falso debate en este nuevo tiempo político, que todo se queda en lo que se desarrolla después en las redes sociales. Ahí es donde ya la política deja de convertirse en una herramienta para pasar a ser algo banal, algo que desacredita el argumento del espacio público compartido.
Hoy como ayer, para convencer uno debe saber que tiene que emplear argumentos éticos, emocionales y lógicos. Ya lo dijo Platón " los hombres sabios hablan porque tienen algo que decir, los necios lo hacen porque tienen que decir algo".

domingo, 30 de septiembre de 2018

Las cosas de la política...

Durante estos últimos días y a raíz de unas grabaciones difundidas a través de un "portal de Internet", los ciudadanos hemos tenido que escuchar  y leer a través de los distintos medios de comunicación, comentarios y conversaciones de todo tipo en relación con dichas grabaciones realizadas por una persona que está en la cárcel. Lo que sigue sorprendiendo en este tipo de cosas de la política, es que hasta que no pasan unos primeros días no nos damos cuenta de la trascendencia que tienen, del peligro de no cuestionar a quien ha hecho una cosa así: es decir, grabar conversaciones con algún interés como se está comprobando. Mientras todo ello sucede, rápidamente le damos un crédito a las mismas y las convertimos en el centro de la atención de cualquier conversación. Se podría decir que quien lo hace consigue un primer objetivo: que se hable de la grabación y de forma que no se cuestione la forma en que se consigue.
Cuando suceden este tipo de cosas, la ciudadanía es posible que cuestione otras. Se entra en el camino peligroso de cuestionar la necesidad y el gobierno de las cosas. De las cosas de la política. Se entra en el terreno del descrédito porque no nos ponemos a pensar en restarle todo el crédito a una persona que utiliza ese tipo de artimañas para conseguir repercutir una situación. Encontrar una salida a su problema. Asistimos perplejos y no se cuestiona hasta qué punto es información de interés público esas informaciones o una maniobra de extorsión al Estado de derecho.
Deberíamos reflexionar cuando este tipo de cosas suceden, en la necesidad de suscribir un código de actuación ética de la política por parte de todos los actores que interpretan o deciden sobre el espacio público que compartimos. Es absolutamente imprescindible para no fomentar el espacio de las cosas de la política y salvaguardar el estado de la coherencia, de la deontología y de la ética de la política.
Es la evaluación de este papel lo que también se está cuestionando cuando se producen situaciones como las descritas. Porque ni las instituciones, ni los partidos políticos que las dirigen, ni por supuesto los medios que lo publican o difunden y generan un estado de opinión en la ciudadanía, deben abstenerse de no ejercer su papel cumpliendo sus deberes, obligaciones y actuaciones éticas que tienen que asumir por ejercer su profesión.
Una visita hace unos días a una entidad bancaria y dos periódicos que estaban sobre los sillones colocados para hacer más "cómoda la espera", me hicieron recordar una frase de José Luís  Sampedro que decía... "la opinión pública está influida por los medios de comunicación y los medios están en manos de quien mandan y los que mandan favorecen a los que dicen lo que a ellos les conviene y borran todo lo que no les conviene...así que la opinión pública es, sobre todo, opinión mediática".

domingo, 23 de septiembre de 2018

Todo pasa y todo queda...

Todo pasa y todo queda...pero lo nuestro es pasar. Pasar haciendo caminos, caminos sobre la mar....es un poema de Antonio Machado al que Serrat lo ha conformado como una de sus mejores canciones. Con el día de ayer, es la tercera vez que escucho y veo a Serrat en directo. Lo vi por primera vez en un concierto en la plaza de toros Monumental de Barcelona en 1986 donde actuó junto a Víctor Manuel y Ana Belén y anoche de nuevo en Mérida, después de haberlo visto antes en 2010.
Serrat sigue siendo fiel a sus canciones, a sus formas sobre el escenario y con sus 74 años de edad sigue defendiendo las causas que creo que lo llevaron desde niño a hacerse cantautor y cantar contra las injusticias durante la dictadura. Y por supuesto sigue siendo leal y fiel en la defensa del Mediterráneo...el mar en el que nacen todos los océanos, como dijo anoche en un teatro romano abarrotado de gente.
Mi hija Lidia tenía ganas de ver a Serrat y desde el primer día que salieron a la venta compré las entradas. Había tanta gente que ni el calor pudo con la emoción y la ilusión por escucharlo. Mucha gente conocida. Se me acercó a saludarme el amigo Ángel Calle y me recordó un momento que vivió de los años 71-72 cuando en una "movida" de estudiantes en Barcelona, intervinieron "los grises" y se llevaron a muchos de ellos a dormir a la comisaria de la Vía Laietana. Me comentó que Serrat aquella noche se acerco en un acto de solidaridad a estar con ellos y también lo detuvieron.
Fue una noche fantástica...una noche en la que disfruté del escenario, de la música, de una de las mejores compañías de mi vida, mi hija. Le decía a Lidia que por momentos así me encantaba que disfrutara y que lo viviera como un regalo que nos da este tiempo de hoy, porque con sus años yo no tuve oportunidad de hacerlo. Eran otros tiempos y no había las mismas posibilidades que hay ahora. También por eso merece la pena, como dice la canción... se hace camino al andar, pues eso, es como un volver a vivir esos años de juventud. Regresar a unos momentos de esos años y hacer caminos, recorrer caminos, compartir lugar y sintonías. Vivir la vida que nos regala momentos únicos.
Fueron dos horas que se pasaron rápido. Quizás es que no tenemos la sensación real de como pasa el tiempo, cuando lo disfrutamos con la intensidad que lo vivimos anoche. Como el ejemplo del taburete que sigue siendo el acompañante de las giras, como el asiento en que se descansa en la reflexión de la vida. Como el descanso que te hace compartir esos maravillosos momentos que te da la vida.
A menudo los hijos se nos parecen y así nos dan la primera satisfacción...nos dice en una de sus canciones Serrat...esos locos bajitos que se incorporan con los ojos abiertos de par en par, esos locos bajitos que no pueden impedir que las agujas avancen en el reloj...esos locos bajitos.

domingo, 16 de septiembre de 2018

De másteres y otras cosas...

En esta última semana han sucedido cosas muy graves que han conseguido que en nuestro país se hable más de los títulos de algunos políticos, que de los asuntos importantes que se han aprobado en el Congreso de los Diputados o en el Consejo de Ministros. No es un buen principio aquel de estar hablando más de esa clase de problemas que fomentan el descrédito en general y que al final consiguen que se encabecen las encuestas, que de lo que está pasando y nos afecta o nos afectará como ciudadanos.
Podríamos decir que los escándalos de los másteres de la Universidad Rey Juan Carlos han sido el centro de atención y han conseguido que se le haya dedicado más tiempo que al acuerdo de la exhumación de los restos del dictador que se ha producido en el Congreso a pesar de la abstención de Ciudadanos y del PP, o la aprobación de un decreto que acaba con la exclusión de los inmigrantes del sistema público de salud, entre algunos de los acuerdos importantes logrados.
En relación con ello, uno de los tuit más seguidos y vistos en las redes corresponde a un profesor (@jpurias) que decía que daba clases en cinco másteres y seguía diciendo que en nuestro país prácticamente nadie suspende un máster...aprobar no demuestra conocimiento y eso es lo triste. En este breve comentario, podría resumirse uno de los problemas importantes que están pasando en la Universidad. El desprestigio de lo que sería la excelencia y la devaluación de quien ha hecho un enorme esfuerzo por conseguir un título. Hoy todo el país habla de los máster como si los conociera de toda la vida cuando una gran mayoría de la población no puede permitírselo y todos nos hemos enterado de que todas las tesis doctorales se publican. Y al final después de todo ello, ha vuelto a salir la instrumentalización del todo vale en política por parte de algunos, hasta el punto de cuestionar en las portadas de algún medio la tesis doctoral del propio Presidente del Gobierno.
Escuchaba en mis viajes de ida de la semana a alumnos hablando de su esfuerzo económico y también personal de sacrificio para aprobar las asignaturas. De la falta de ética y de la práctica de favoritismo  no basado en la ideología política, sino en la posición social o política de los individuos beneficiados. De la falta de explicaciones por parte la Universidad y de la devaluación de los títulos. Este curso acabaré mi carrera del Grado en Recursos Humanos y Relaciones Laborales en la Universidad de Extremadura al que le he dedicado con mucho esfuerzo estos últimos años y no me planteo continuarla con un máster. Cuando la inicié lo hice por muchas razones, entre ellas que quería experimentar y realizar aquello que por diversas circunstancias no pude hacer cuando fui joven. Nunca me planteé el conseguir un título por tenerlo. Fueron otras las motivaciones para llevarlo a cabo. He disfrutado en muchas ocasiones cuando podía ir a las clases con debates con los jóvenes, me he encontrado con profesores que son auténticos profesionales que me han ayudado a superar dificultades y a darme ánimos por seguir adelante, he comprobado que en mi opinión hay que hacer algunos cambios y en algunos casos actualizar contenidos...pero tengo claro que es una de las etapas de mi vida de las que más satisfecho me encuentro de haber realizado., pues no solo me dio conocimientos, también me ayudó a acumularlos y a pensar.
Einstein decía que "nunca debemos considerar el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para penetrar en el bello y maravilloso mundo de saber"...

domingo, 9 de septiembre de 2018

#SencillamenteExtremadura35años#

A veces por motivos de mi trabajo, tengo la oportunidad de presenciar actos y espectáculos públicos. Esta última semana con motivo de los actos de la celebración del Día de nuestra región, he podido contemplar de nuevo auténticos espectáculos. Podríamos decir que los extremeños tenemos la inmensa suerte de tener gente que  nos conmueve, que nos hace sentir, que nos hace recobrar emociones...que en definitiva, nos identifica en lo que somos y queremos ser, en lo que sentimos y en cómo lo queremos sentir. Quizás, es que forma parte de nuestro interior, algo así como dijo Chamizo... "porque semos asina".
Este año se cumplían los 35 años de Autonomía y también tuvieron un destacado homenaje los Alcaldes y Alcaldesas de la región. En los finales de los años 70 en mi pueblo se encontraba el alcalde con más edad de la región y en el pueblo de al lado, el más joven. La mejor expresión de la política se hace en nuestros pueblos y ciudades, por ello fue muy merecido el acto sencillo de reconocimiento a una enorme labor: la que hacen todos nuestros Alcaldes.
La celebración y los actos del Día de Extremadura han experimentado cambios con el paso de los años. En estos últimos, se le ha hado un mayor protagonismo a la sociedad civil. Esta fue una buena idea de GFVara. Ciudadanos y asociaciones que en muchos casos son referencias en distintos ámbitos y sectores de la sociedad. Quizás la razón fue, que con el paso del tiempo nos dimos cuenta de que los protagonistas no tienen que ser los políticos, sino que tienen que ser los ciudadanos. Unos cambios que singularizan unas nuevas formas de entender las relaciones con la ciudadanía, unas nuevas formas de compartir los espacios. También con el paso del tiempo hemos comprobado que no hace falta buscar fuera ni música ni cantantes, porque lo que tenemos dentro es nuestro, y además sabemos hacer las cosas con un nivel muy alto, sin envidiar a nadie, resaltando nuestros sentimientos más profundos y sin olvidarnos de nuestros orígenes.
En este tipo de actos siempre hay algún momento que te deja más impresionado, más sentido con lo que ves o escuchas. No sólo es la música o las palabras de los discursos. Hay escenas que no forman parte del escenario o sí. La emotiva interpretación de "Amanecer en Gredos" del grupo ManantialFolk y el espectacular silbido de uno de sus componentes más antiguos.  La historia de Berta que acompañada de su hermana nos sorprendió con su fuerza, con su mentalidad, con sus palabras. Durante la canción de Tristancho y de Cira ella bailaba en su silla de ruedas en uno de los laterales del escenario. Las palabras de DuendeJosele y su "he aprendido... que me queda mucho por aprender". El final del espectáculo fue mágico, con todos los cantantes y músicos juntos, cantando y sintiendo el "Soy"...de Luis Pastor. Soy lo que fuimos ayer, soy lo que está por venir, soy un deseo de ternura, un canto de cuna, soy parte de ti"... un broche de oro a una noche mágica, a una noche de emociones y sentimientos.
Rescato una frase pronunciada por Luis Pastor que dice "la música es el modo de hacer volar las palabras hacia los corazones, tanto los más lejanos como los más cercanos"...porque creo que forma parte de ese silencioso ser como somos, de esa voluntad que tenemos los extremeños de sentir, de pensar, de ser y de estar en este mundo...porque semos asina.