Páginas vistas en total

lunes, 31 de octubre de 2016

Observando desde la barrera...

Se inicia el mes de noviembre y parece que estamos en septiembre y casi me apuran en agosto. Se ha cambiado la hora. Una imposición más de Europa. A este paso, nos tenemos que preguntar por lo que podemos hacer sin tener que pasar el filtro de Bruselas. No lo podemos decir muy en alto, porque dependemos para tanto que hasta levantar la voz nos cuesta.
Esta semana tendremos un Gobierno. Así a secas, de momento. Pero dejaremos de tener algo en funciones, para pasar a tenerlo en plenitud de funciones. Ha pasado mucho tiempo, demasiado. Menos mal que no tendremos nuevas elecciones, de momento. Hubieran sido las terceras en poco más de un año y eso hubiera sido para mandarnos muy lejos. Para desaparecer.
Después de más de 300 días, Rajoy vuelve a ser Presidente. Han tenido que pasar dos procesos electorales, cuatro intentos de investidura y otras tantas votaciones, pero lo cierto y verdad es que han pasado muchos días, muchos. Son cosas que hay que cambiar. No se puede estar tanto tiempo en la improvisación e incertidumbre política. Es cierto que hay una legislación que regula el proceso, pero no es menos cierto que hay que agilizar el mismo. Un país no puede estar tanto tiempo en la improvisación porque es una situación que paraliza muchas cosas muy importantes. La imagen y credibilidad se deteriora. No está en juego una simple empresa, sino que la mayor de todas se paraliza y ello tienes graves efectos secundarios. Creo que no hay un solo culpable. Pero me queda claro, entre otras muchas cosas, que hay que cambiar los procedimientos. Hay que cerrar en plazos mucho más cortos los sistemas y las formas de elección.
Han pasado  muchas cosas en política en éste mes de Octubre que por fin acaba. Desde el día primero hasta el último, será un mes con 31 días para no olvidar. Sí, no hay que explicar mucho, porque se han escrito kilómetros de páginas y hay de todas las versiones. Hay muchas que yo borraría totalmente, pero será difícil porque han sucedido cosas en política que marcarán un antes y un después. 
En el PSOE hay que cerrar página y cerrarla de una vez. Todo el tiempo que tardemos nos va a conducir a separarnos más entre nosotros y ante la sociedad. Una sociedad que desea y espera que volvamos a recuperar la senda del sentido común, de la responsabilidad y de la política para millones de ciudadanos.
Hoy es de noche y la grulla estaba observando. Subida encima de una de las barreras instaladas para no dejar paso a la planta del camalote. Se siente observada, pero ya forma parte de la foto y del paisaje del Guadiana y no le importa. Es más, hasta creo que se pone orgullosa, seductora y un poco altiva....

sábado, 22 de octubre de 2016

Extremadura exige un tren digno!!!

Hoy asistí a la manifestación en Badajoz convocada por los Sindicatos UGT, CCOO y la Confederación Regional de Empresarios de Extremadura. El lema de la manifestación ha sido por un Tren Digno YA!!!. Esta reivindicación ha sido apoyada por diversas organizaciones, asociaciones, por el PSOE, Podemos, Ciudadanos y otros partidos como Extremeños e IU. También varías asociaciones del ámbito agrario, asociaciones estudiantiles, asociaciones y sindicatos de la zona afectada del país vecino, así como otras asociaciones de otros sectores.
Ver en una manifestación juntos reivindicando un derecho a Sindicatos y Empresarios ya por sí solos, constituye un acto digno de resaltar. Pocas ocasiones se da este hecho. Hoy ha sido una oportunidad donde los mismos han puesto en común los intereses de todos y es por ello que hay que aplaudir y poner en valor.
La manifestación ha tenido mucha gente. Siempre es importante ver el número que secundan este tipo de manifestaciones, pero creo que se han superado las expectativas. Congregar en un día como hoy a más de 3.000 personas (según los convocantes) y como han reconocido diversos medios de comunicación no es fácil, pero se ha conseguido movilizar a los extremeños y remover las conciencias de miles de personas. La de Badajoz ha sido la primera de las manifestaciones por la reivindicación de un tren digno que se celebra en la región y a la que seguirá otra próximamente en la ciudad de Cáceres.
Hoy todos portábamos la misma bandera, la extremeña. Verde, Blanca y Negra. Nuestra bandera. No había otra bandera y no había gritos ni insultos. Solo una voz: la de los extremeños reivindicando en la calle un derecho que otros tienen y que a nosotros se nos niega. Un derecho que se nos prometió desde el Gobierno de Madrid desde hace muchos años. Sea quien sea el que gobierne, los extremeños hemos tomado conciencia de que todos juntos podemos conseguir que se nos escuche. Todos juntos, excepto el PP. Lamentable la actitud de este partido político. Después de haber firmado junto con el resto de partidos con representación en la Asamblea el Pacto por el Ferrocarril, ahora se ponen de perfil y dicen que es una manifestación política. Cuando se trata de derechos y de Extremadura no hay colores. Debe darnos igual quien gobierne. Impresentable su posición y su excusa.
En mi etapa sindical he podido comprobar cómo a la gente que asistía a las manifestaciones le costaba a veces levantar las banderas. Hoy, los ciudadanos pedían nuestra bandera a los organizadores y pude ver cómo la llevaron levantada durante todo el recorrido. Había quien me dijo que era un acto de "nacionalismo extremeño". Me gustó la apreciación.

domingo, 16 de octubre de 2016

Así de relativo es el tiempo.

Hoy apetecía salir a pasear temprano. Es de aquellos primeros domingos del otoño en los que se empieza a notar que el sol no sale con la misma fuerza que días atrás. Es el tiempo que se apunta caprichoso y que nos dice que los días ya no tienen la misma temperatura. Es el tiempo que toca. Es el tiempo de estar más dentro que fuera.
Una cosa no cambia mucho y es la de ver a mucha gente haciendo ejercicio. Unos andando, otros corriendo y algunos muchos en bici. Ya hemos hablado en alguna ocasión de lo que apetece pasear, andar y correr por el nuevo parque del Guadiana en su margen derecha. Y desde aquí también volver a insistir en lo interminable que se está convirtiendo la obra de la otra parte del río. 
Esta mañana me reencontré con Mario. Un trabajador de Correos al que llevaba años sin ver. Estaba finalizando su paseo y se reenganchó conmigo. No tengo otra cosa que hacer, me dijo. Jubilado y solo. No ha querido complicarse la vida. Así me lo soltó. Tuvo un problema de salud y está jubilado. Me alegra volverte a ver, pues esta mañana durante el paseo me acordé de ti. La vida que tiene estas casualidades. Recordamos los tiempos de Correos y las clases hasta que aprobó. Cuanta caña nos metías en las clases!!!.
Esta semana hemos iniciado un proyectito que tiene que culminar antes de que finalice el año. Construir un proyecto siempre resulta ilusionante y si además lo haces para personas a las que quieres, lo es más aún. Te apasionas y te motivas. También hay que generar esos motivos en la gente. Así los proyectos enganchan más. No se hacer éste tipo de historia de otra manera. Se trata de una cosa sencilla y entrañable. No hay que complicarse, hay que ser naturales y como somos cada uno. Porque este mundo en el que estamos de paso, tiene el camino trazado y para qué complicarlo, si ya de por sí tenemos que estar sorteándolo cada día, pero ya seguiremos hablando de él. Acaba de iniciarse y hay que ir poquito a poco.
La otra noche recordaba y disfrutaba con la música de los 80 y la movida madrileña. Una etapa de este país en el que los jóvenes de entonces no teníamos los recursos que tienen los jóvenes hoy. No existían los móviles y por tanto las redes sociales. Recordé aquella famosa frase del mejor Alcalde de Madrid: Tierno Galván..."el que no esté colocado que se coloque, y al loro"...Había mucha cabellera blanca y aunque el tiempo pasa, comprobamos lo que el tiempo esconde y cada día nos vamos descubriendo en una parte del mismo. 
Como dice Mario Benedetti..."cinco minutos bastan para soñar toda una vida, así de relativo es el tiempo",

domingo, 9 de octubre de 2016

300 años haciendo historia...un poco personal.

En éstos días se está hablando del servicio público de Correos. De su historia, de su trayectoria y de su contribución al desarrollo social y tecnológico de la sociedad española a lo largo de los tres últimos siglos. Nunca antes había hablado del servicio público de Correos en mi blog. Siempre desde el primer día que ingresé en el Cuerpo de Correos, me hablaron de que era un Cuerpo con identidad y a lo largo de los años en que estuve trabajando en el servicio pude comprobarlo.
Recuerdo algunas anécdotas de mis dos años de contratado subiendo y bajando ese Puerto de los Castaños con el coche que me compraron mis padres. Un Seat Fura 127 azul metalizado al que le hice miles de kilómetros, pues todos los días había que recoger y entregar cientos de cartas y paquetes recorriendo desde Cañaveral a Holguera pasando por el Puerto, Grimaldo, Pedroso de Acim, Pajares de la Rivera y finalizar en Holguera repartiendo y haciendo oficina. Posteriormente en el pueblecito de Portaje donde sustituí al cartero Emilio durante dos años. Y ese ir a Garrovillas dos días a la semana para asistir a las clases donde preparé las oposiciones para el ingreso en el Cuerpo.
Aquel año de 1986 que en un fin de semana nos montamos en el tren y nos fuimos a examinar a Barcelona. Aquella noche casi sin dormir y a las primeras horas del día siguiente a realizar el examen y al final aprobarlo, iniciando la carrera como funcionario en el Cuerpo Auxiliar. Nos examinamos en Barcelona sabiendo que según las bases de la convocatoria teníamos que estar forzosamente tres años sin poder solicitar una vacante en el resto del país. Cuestión que luego fue recurrida y por tanto, se declaró inconstitucional. Los compañeros y hoy amigos que nos conocimos en aquel curso de formación que tuvimos que superar con carácter selectivo en Gerona...aquella casa colgante sobre las aguas del río Oñar que nos sirvió  de hospedaje durante el mes que duró el curso. El posterior traslado por vacante y curso superado a Barcelona. La asamblea de afiliados de UGT en la estación y la elección como secretario de la sección sindical y después de algún tiempo la elección en congreso del Sindicato de la Federación de Servicios Públicos como secretario del sector autonómico de Correos de Cataluña...las movilizaciones, encierros en lucha y en contra del progresivo desmantelamiento del servicio público...y tantos y tan buenos momentos del gran compañerismo y apoyo demostrado por los trabajadores en aquellos maravillosos años en la Estación de Francia en el servicio MZA para posteriormente y por motivo de las Olimpiadas irnos a la Estación de la Sagrera...y aquellos años en la Jefatura Provincial de Correos liderando el sector en UGT.
Correos me dió la oportunidad de trabajar, de conocer a mucha gente, de aprender de muchos compañeros, de haber compartido momentos inolvidables con amigos, de haber aprendido sindicalismo y política y de beber de la experiencia del sentimiento hacia un servicio público. De haber recorrido y haber conocido a gente de otros países, como aquella semana invitado por el sindicato de la DPG de correos y haber convivido con jóvenes de ocho países europeos, todo ellos del servicio de correos, telégrafos y de telecomunicación en la escuela sindical de correos alemán en las afueras de Frankfurt.
Para después de unos maravillosos años volver a Extremadura y seguir trabajando en la ciudad de Badajoz alternando tiempo laboral y sindical. Cómo no recordar esas movilizaciones en contra del recorte de barrios postales y esas visitas por todas las oficinas de la provincia, una veces acompañado y otras veces en solitario a compartir con los trabajadores, a conocer sus problemas y en todas esas visitas y contactos, un sentir: el sentir de saber que se estaba formando parte de uno de los cuerpos con más identidad de nuestro país. El cuerpo de Correos y su emblema, su cornamusa, su identidad, su traje, su cartera, la bicicleta, la vespa, los casilleros, las sacas, la gorra...tantos y tantos recuerdos que se agolpan y que necesitaría de algunas entradas más para poder describir el tiempo que permanecí y que me ha hecho recordar que el Cuerpo de Correos era y sigue siendo un Cuerpo con identidad propia a pesar de los años y los cambios.

domingo, 2 de octubre de 2016

Hay que coser yá...

No había querido escribir ni publicar nada sobre los últimos acontecimientos que ha habido en mi Partido. He seguido a cierta distancia lo que se ha venido publicando (los medios juegan su papel) y en los últimos días he estado muy metido en distintos foros y por otros medios leyendo lo que se ha publicado en relación con la situación del Psoe. Una situación muy complicada que espero que pase lo más pronto posible y no tenga consecuencias más negativas para la organización. Yo espero y deseo que sea así y vuelva la cordura, la sensatez y el sentido común de la organización, pues los 137 años de historia no pueden ser traicionados.
En éstos últimos años, el Psoe ha llevado a cabo propuestas en el ámbito interno que hoy son copiadas por otras organizaciones. Propuestas como la primarias, como la elección del secretario general del partido por los militantes (cuestión aprobada y que está contemplada en los Estatutos) y otras también muy importantes como las listas paritarias para los procesos electorales y los porcentajes del cumplimiento de paridad en otros casos y procesos para los gobiernos, así como una profunda transformación en una mayor democracia interna en cuanto a la rendición de cuentas y una mayor transparencia. 
Es cierto que todas estas políticas puestas en marcha y desarrolladas han supuesto una mayor democracia interna tal y como pedíamos los militantes. Es cierto que los militantes nos hemos sentido más importantes en éste tiempo. Es cierto que las primarias han supuesto un aire fresco de cambio y un nuevo tiempo en la organización. Es cierto que todo ello democratizó el partido y que hacía que los demás adversarios políticos criticaran las mismas por no creer en ello, o porque se quedaban fuera de juego políticamente hablando, pero los ciudadanos han aplaudido todas éstas políticas. Un signo de cambio, de aire fresco pero que no ha sido valorado todo lo que debía, por un lado por la ciudadanía (siguen lejos) o por algunas que otras resistencias de tipo interno.
En éste fin de semana se ha mantenido un pulso interno que debía haber sido cerrado mucho antes, o que nunca debía haberse producido. La celebración de dos procesos electorales generales y unos resultados muy malos debían haber sido motivo suficiente para que hubiera obrado la sensatez política y el reconocimiento a la cultura de la organización. Pensar, obrar y decidir en pro de los intereses de la organización es la muestra del reconocimiento a la cultura de la organización teniendo también como referencia los intereses generales, porque el Psoe es un partido con muchos apoyos de millones de ciudadanos y por tanto de alternativa de gobierno para nuestro país. Esta debería haber sido la posición, lo contrario es haber sometido a la organización a un estado al que nunca se debía haber sometido, pues sus resultados hoy son el que se esté hablando más como un problema que como una solución.
Alguna experiencia personal tengo de este tipo de situaciones y puedo decir por ello que es un trago muy difícil de digerir. Hay que actuar con inteligencia política, hay que ser humildes, hay que respetarse y más importante en estos momentos que haber ganado o sentirse ganador, es ponerse en el lugar del otro e iniciar un camino que debe conducir a coser las heridas por muy grandes que éstas sean, porque lo que nos une como Socialistas es mucho más que lo que nos separa por haber estado en posiciones diferentes. 
El Psoe tiene un largo camino que recorrer aún, pero para ello el partido tiene que superar y cerrar esta crisis. El partido que ha traído a éste país las mayores cotas de igualdad y de bienestar tiene una larga historia y sigue siendo absolutamente necesario para nuestro país. Que lo consigamos o no depende de muchos factores y en primer lugar de que superemos la situación actual actuando como aquellos compañeros Socialistas que en parecidas circunstancias pasaron por ello y fueron capaces de poner el interés del partido por delante del interés de cada cual.