Páginas vistas en total

lunes, 21 de marzo de 2016

Tres meses ya.

Del 20-D al 20-M y han transcurrido tres meses ya. Hace unos días un compañero me comentaba que había escuchado en un reunión de su comunidad de vecinos hablar sobre lo que estaba pasando desde que se celebraron las últimas elecciones generales. Lo relacionaba un poco con lo que sucedía en su asociación o en cualquiera de nuestras asociaciones o comunidades. Una reunión para aprobar los nuevos presupuestos y elegir los nuevos cargos de la Comunidad. Eso es prácticamente todo.
Hay como una permanente que la constituyen los responsables de cada portal o escalera y un Presidente de la Comunidad. Pero al final, hay una Administrador del edificio que es al que se le paga por llevar la gestión de las cuotas de la comunidad y por estar al día de los problemas que pueden suceder en el edificio. Es como el Presidente y los Ministros.
Cuando me relacionaba el asunto me decía que al final y dado que los políticos y los partidos no se ponen de acuerdo en que se produzca un cambio, pues que igual había que plantearse algo parecido a lo que pasa en nuestras Comunidades. Es decir, se elige a una persona que tenga un perfil técnico y éste nombra a otros como ministros y así de ésta forma se constituye un cambio en el gobierno. Total, si como todos dicen que no quieren nuevas elecciones porque éstas no arreglarían nada y si se produjeran, volvería a producirse un resultado muy parecido. Me lo decía con toda la ironía del mundo.
Es la primera vez que nos encontramos en una situación como la actual. Después de unas semanas muy intensas de negociaciones casi televisadas a diario a través de ruedas de prensa de unos y de otros, parece que las aguas están un poco más calmadas. Es como si se hubieran tomado vacaciones nuestros políticos.
Será la primavera que en vez de alterar la sangre la ha relajado, que hasta los medios de comunicación parecen más calmados después de éstos tres meses de haber llenado páginas y horas en tertulias y mesas. 
Peligrosa por no decir otra palabra que pudiera instalarse en la memoria colectiva de los ciudadanos, es la metáfora que en forma de comentario me decía mi compañero en tanto en cuanto se pudiera pensar, que para qué elegir y votar si basta con designar. Pero lo cierto es que después de tres meses y a poco más de 40 días para que se cumplan los plazos, lo que nos encontramos es sin un nuevo gobierno, con los consensos rotos y con las líneas rojas en todo lo alto....y ahora la responsabilidad no la tenemos los ciudadanos.

domingo, 13 de marzo de 2016

Llegar a la meta.

Hubo una etapa en la que me dediqué a hacer atletismo. Siempre me gustó y hoy me sigue gustando. Recuerdo en mi pueblo con un pequeño grupo de amigos que nos íbamos a correr por el campo. Salíamos por los caminos y las calles aunque fuera de noche. No era muy de costumbre y algunos se sorprendían un poco. Esos "locos que corren". Aunque pueda parecer un poco sorprendente, pero algunos no entendía muy bien aquello de ir a correr al campo o salir a correr por el pueblo.
Hoy estuve a ver la maratón de Badajoz. Me reconfortó el volver a ver muchos corredores y recordé algunos episodios de cuando corría: las carreras en las fiestas de verano en el pueblo, las subidas al Santuario de la Virgen de la Montaña en Cáceres, las carreras de la Cursa del Corte Inglés en Barcelona con la subida a Montjuic, alguna otra en Badajoz y en otras ciudades...en todas, una gran ilusión por llegar. Disfrutando del aire, del compañerismo, de la aventura de la soledad del corredor de fondo. Creo que solo aquellos que corren o lo han hecho, saben lo que se disfruta al llegar a la meta, no con el ánimo de ganar...solo con las ganas por llegar. El éxito está en llegar y la satisfacción moral al acabar es inmensa porque la verdadera victoria de un corredor es llegar a la meta. Llegar es la victoria. Hoy volví a sentir muchas de aquellas sensaciones.
Aunque se pueda pensar que no hay relación, pero mientras reflejaba y recordaba esos episodios de hace algunos años, recordé lo que por primera vez viví el viernes. Asistí a la inauguración de la Feria Internacional Ornitológica (FIO). Impresiona el lugar: nuestro Parque Nacional de Monfragüe. Verdadero pulmón de nuestra tierra y un espacio donde las aves son las protagonistas. Extremadura tiene un inmenso patrimonio cultural, histórico, artístico, monumental, gastronómico...nuestras ciudades y pueblos...nuestra gente. Pero tenemos un recurso inmenso en la naturaleza de nuestro territorio... lo tenemos, no lo tenemos que inventar.
Creo que tenemos que aprovechar la actual coyuntura en el sector del turismo. Destacamos en muchas cosas. Fuera de las cifras y los datos, tengo muy claro que tenemos una gran proyección para ser la referencia del turismo de interior de nuestro país. Muchos nos lo creemos y cuando se empezó a hablar de ello y situarlo como un sector de futuro y emergente, empezamos a diseñarlo como un eje económico con enormes posibilidades. 
Y creo que en ese camino que emprendimos hace algunos años en éste sector, estamos llegando. Hay cada día más conciencia de esas enormes posibilidades. Cada día somos más y mejores. En éste nuevo tiempo, el cambio cultural es muy importante. Lo que antes se veía como un espacio para el ocio y el disfrute, hoy no solo tenemos que disfrutarlo, sino también cuidarlo y extenderlo económicamente.Y lo vamos a conseguir.

domingo, 6 de marzo de 2016

Cambiar para mejorar.

Hace mucho tiempo y por ello puede que me equivoque pero en la escuela no recuerdo que nos enseñaran a trabajar en equipo. Nos enseñaron muchas cosas buenas trabajando en grupos, que no es lo mismo. Quizás puede que no sea comparable con los tiempos actuales y ésta sea una de las grandes diferencias, porque hay quien opina que cualquier tiempo pasado fue mejor.
Pero hoy estamos en otro tiempo y un equipo mueve voluntades cuando se dispone, cuando entra en una actitud proactiva y colaborativa. Un equipo se convierte en ganador cuando se conciencia y mentaliza para llevar a cabo los cambios. Los interioriza y entonces el equipo se convierte en una multiplicación de voluntades. Es mostrar un estado de ánimo, es mostrar una actitud en disposición al liderazgo.
Hoy se trata de cambiar para mejorar. Pensar qué podemos hacer cada uno de nosotros para conseguir un objetivo. Salvando obstáculos y aportando soluciones, y todos los cambios con un destinatario: las personas.
Se trata de saber que desde la implicación, la motivación y siendo receptores de las inquietudes de los ciudadanos, mostramos un estado de ánimo y que éste es uno de los mejores exponentes para mostrar nuestra disposición para hacer las cosas bien. Porque aquí las infraestructuras son las personas, son los recursos y mal de aquella administración que no sepa valorar que su mayor activo está en sus recursos propios, en sus empleados.
Nos tenemos que distinguir por nuestra capacidad para resolver problemas porque estamos en un tiempo nuevo y hay que escucharlo. La sociedad ha avanzado resolviendo problemas, no evitándolos. Conocíamos las respuestas, pero nos cambiaron las preguntas y ahora estamos ante un nuevo reto. 
Se trata de hacerlo fácil. En muchas ocasiones los problemas existen y no encuentran una solución porque ni siquiera los vemos como problemas. No, porque no lo sean, sino porque nos son tan normales que acabamos por no percibirlos como tales y provocamos esa situación, y de éstos casos hay cientos en todas partes.
Se trata de cambiar para mejorar, ese será el lema. Consiste también en disfrutar de una salud emocional mayor basada en hacer aquello que nos gusta hacer, en ser más consciente de lo que realmente hacemos bien y ser capaces de convertirlo en valor para otros.