Páginas vistas en total

sábado, 27 de agosto de 2011

Porqué, porqué...

Un entrenador de fútbol ha hecho muy llamativo un sustantivo, que podría recogerse como un ejemplo: No se explica el porqué de algunas decisiones y permanentemente se está haciendo la misma pregunta.
Al margen de todo éste ejemplo, creo que tiene bastante relación en forma de pregunta que nos estamos haciendo una gran mayoría de ciudadanos. No entendemos porqué algo que no se va a poner en marcha hasta dentro de ¡¡ nueve años!! hay que hacerlo de la noche a la mañana. Porqué hay que proceder a reformar la Constitución, cuando una ley orgánica lo puede llegar a establecer.
Porqué algo que es tan importante para que produzca una reforma de nuestra Ley de Leyes, pero que no entrará en vigor hasta 2020, tiene que hacerse de ésta manera tan rápida...Porqué...Porqué...Porqué.
Porque si las decisiones no son compartidas, se convierten en exclusivas y lo exclusivo, hoy en día, nos está llevando a que haya más distanciamiento entre gobernantes y gobernados. La política no es exclusiva. La izquierda y la derecha, entre otras muchas cosas nos diferencian el compartir las cosas, porque las políticas no son las mismas; y consecuentemente no es lo mismo, aplicar unas políticas que otras.
Malas perspectivas se presentan con éstos cambios de política. La ciudadanía está perpleja, preguntándose porqué nuestro país tiene que reformar la Constitución, y si ésta es necesario, cuando ningún otro país lo ha hecho.
El 135.3 (nuevo acordado) establece que "los créditos para satisfacer los intereses y el capital de la deuda pública de las Administraciones se entenderán siempre incluidos en el estado de gastos de sus presupuestos y su pago gozará de prioridad absoluta".
Podemos preguntarnos si la prioridad absoluta es pagar los intereses de la deuda, será secundario destinar crédito o partida de gasto público para la construcción de hospitales, escuelas, Institutos, etc. etc.
Podemos preguntarnos si lo prioritario es pagar los intereses, será secundario seguir respondiendo a las prestaciones sociales de los que se quedan sin trabajo, cuando el art. 35 de la CE dice, que todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo.
Podemos seguir preguntándonos porqué es prioritario pagar los intereses y porqué tiene que ser secundario pagar las pensiones, la dependencia o las prestaciones por desempleo.
Podemos preguntarnos porqué es prioritario pagar los intereses y seguir manteniéndose como más que secundario, el eliminar el fraude fiscal, los paraísos fiscales y el poner un impuesto a las rentas más altas.
Cuantas preguntas nos estamos haciendo y cuántas de ellas porqué?. Qué está pasando, que unos cuantos mandan sobre el resto de la Humanidad?.
Dice Sampedro " contemplando la sociedad como organismo, parece obvio que una enfermedad sistémica en un cuerpo envejecido no puede ser tratada como un trastorno transitorio y puntual de un órgano concreto. Dicho de otro modo, es una falacia hablar de crisis financiera únicamente. La crisis es política.
Cuando los ciudadanos no cuentan, ni se les explica el porqué se hacen las cosas y el porqué de las decisiones...se hacen preguntas, les asaltan las dudas y reaccionan; muestran su indignación y hacen valer cuando llega el momento su, decisión...preocupante es, que éstas preguntas no tengan respuesta...Porqué...


lunes, 22 de agosto de 2011

Son las cosas de Agosto...

Una buena amiga me comentaba hace poquitos días, que las personas no encuentran en la prensa noticias frescas. Que todo circula sobre lo mismo, en las mismas páginas y así todos los días. Quizás la gente busca por otros sitios y por otros foros, las noticias que le hacen interesarse más. También porque encuentran las posibilidades que no ven en la prensa tradicional.
Nos hemos convertido en altavoces de nuestras propias noticias. Son los nuevos espacios que llegaron para quedarse y que de una u otra forma, a los más por unas cosas y a los menos por otras, nos hacen entrar, visualizar y hasta comentar. Me decían en una tienda que la gente se llevaba para sus vacaciones, lo necesario para tener acceso a Internet Móvil y que el dichoso aparatito se agotaba en horas.
Nos hemos acostumbrado a ésta realidad. La necesidad de saber, de conocer, de hablar, de estar...como decíamos hace algún tiempo, se ha puesto de moda el estar tecleando.
Pero sí es cierto que nos debemos acostumbar a llevarlo a cabo con prudencia. Estas carreteras son tan anchas y se circula tan deprisa por ellas, que por correr,correr...corre por ellas todo el mundo y corre de todo. Por ello, una buena dosis de equilibrio y sentido común, debe formar parte dentro de nuestro ejercicio práctico.
Tratando de acabar mi entrada, me estoy dando cuenta de que me está costando dejar algún mensaje. El periodo vacacional; las charlas nocturnas en la esquina de mi calle; esas temperaturas que nos hacen buscar en el paseo alguna ráfaga de aire un poco más fresco, que no llega....
Quizás, hasta es cierto como leía hace un rato. Va a resultar más fácil describir lo que habría que hacer, que describir porqué habría que hacerlo....Son las cosas de Agosto.

miércoles, 10 de agosto de 2011

Hay que hacerlo yá.

Hablamos, comentamos, escuchamos...bla,bla,bla. Pero quien le pone el cascabel al gato?
Creo que nos debe costar resignarnos a lo que estamos viviendo en el mundo. No es cuestión de economía, de crisis, de política o de otra cualquier cosa que no tenga nombre. La historia nos dice que todo ésto pasó antes. Me decía mi profesor de Historia Económica que lo del 29 fue peor. Miras hacia atrás y casi nos tenemos que quedar con lo esencial.
Pero qué es lo esencial hoy?. Compruebas que nunca hubo unanimidad, pero ni siquiera en lo esencial, somos capaces de estar de acuerdo. Que hartazgo de individualismos, que mundo más egoísta. Más insolidario...con lo que está pasando en el mundo, y el mundo es también lo que se conoce como el cuerno de África.
Hay quien dice que expresarse libremente quiere decir que cualquiera tiene derecho a decir lo que le apetezca, aunque sean tonterías. Pero acaso, no podemos pensar que todos decimos tonterías, incluidos los señores magníficos del G-7 o del G-20, que podemos llegar a pensar que en lo único que están de acuerdo, es cuando aparecen sonrientes cuando se estrechan las manos saludándose para aparecer en la foto.
Pero claro, ellos se lo pueden permitir y arrogarse el derecho a decidir quién dice y quién no dice tonterías.
Porque es cierto que no nos faltan ideas ni incapacidad para aplicarlas. Porque aún siendo un recurso hoy más escaso, no por ello debemos dejarnos llevar por éste tiempo, que trata de que hablemos en términos de no sentirnos ciudadanos del mundo.
Como ciudadanos que no se resignan ante la amenaza del totalitarismo de la indiferencia. Como ciudadanos que expresan su hartazgo y que tienen el coraje de expresarlo, sirviéndose de su propio entendimiento.
Por ello, cuando escucho vamos a hacer, pienso a veces que no quieren hacerlo.

viernes, 5 de agosto de 2011

Son los mercados estúpido.

Hay una crisis dentro de la crisis y las consecuencias de la misma, empiezan a no encontrar calificativos. Todos hablamos de economía y no somos todos los que entendemos para hablar de ello. Pero es inevitable. Vayas por donde vayas. Cualquier conversación que se mantenga, sale el asuntito diario, en la calle, en los medios, hasta en los sueños...hasta apuntaría, que los propios economistas tienen que tener hecho un verdadero lío, porque no se acaba de ver el final, y las previsiones, nadie e atreve a hablar de hasta cuándo.
Hoy, nos empiezan a sonar términos económicos que desconocíamos que existían. Si nos costó asumir y comprender qué es la recesión, o la inflación o simplemente el déficit...ahora nos estamos acostumbrando a hablar de los mercados, sin saber exactamente quienes son?.
La enciclopedia libre nos dice una definición que se puede llegar a entender. Cualquier conjunto de transacciones o acuerdos de negocios entre compradores y vendedores; pero es que hay muchas clases de mercados y entre ellos, los mercados de acciones ( la bolsa).
Pero al final, definición de un lado o de otro, todos hablando de los mercados; todos nos hemos contagiado.
Touraine (Sociólogo francés), nos comentó hace tiempo que no nos faltan ideas, ni somos incapaces de aplicarlas. Pero estamos atrapados en la trampa de la crisis, en la trampa de los mercados. Por otro lado, nuestra Europa, la gran Europa económica que nos decían, jugando al despiste hasta con sus propios países socios. Queriendo ser algo en éste mundo, pero sin atreverse. Qué oportunidad estamos perdiendo. Estamos dejando que pase nuestra oportunidad de convertirnos en una verdadera Europa creíble.
Parafraseando una frase que durante éstos días se ha vuelto a hacer muy famosa y aplicándola al caso, podríamos decir que...No es la política, no es la economía...Son los mercados estúpido.