Páginas vistas en total

domingo, 29 de mayo de 2016

Contaminados!!!

Hace unos días escuchaba en un programa de radio hablar sobre la cantidad de factores que hacen que los ciudadanos nos sintamos un tanto "contaminados" y no seamos capaces de poder pararnos y hacer una sentada. Nos adentramos en los caminos y curvas de cada día y ello hace cada vez más difícil el poder encontrarnos en la reflexión. Es algo que no practicamos todo lo que debiéramos y que podríamos denominar como acercarnos a los límites de la realidad. Una realidad que está ahí y a la que no le dedicamos todo el tiempo que merece.
Hay muchos factores que tienen que ver con la actualidad del día. Otros porque de una u otra manera, nos afectan en el trabajo, otros por el ámbito de lo personal y también están aquellos otros que hacen que el propio tiempo con su experiencia nos haga complicarnos la vida a veces. A veces porque nosotros mismos lo hacemos y lo queremos así. Por nuestra voluntad al comprometernos en llevar a cabo actividades o tratar de ayudar a que se produzcan cambios en aquellas situaciones y organizaciones en las que consideramos que se debe cambiar, porque sencillamente no nos gusta lo que vemos o lo que hacen.
Se trata en cualquier caso, de dar un paso más. Sí, creo que es mucho de ello. Pero quizás ese límite de acercarse a la realidad y de conocer una parte de todo los que nos rodea nos hace temer, y hasta es posible que rechacemos que lo hagamos desde nuestra manera de pensar. Nos asaltan las dudas. Se aproxima la inseguridad y ello consigue que nos cuestionemos si merece la pena.
Y si todo ello nos genera dudas e inseguridad, no lo es solo porque nuestra reflexión nos lleve a ello. Se trata también de lo que el entorno te va contando y de lo que vemos a nuestro alrededor. Un entorno complaciente con lo que sabe, lo que escucha o lo que ve. Porque es un espacio compartido donde se dan muchos factores que nos llevan o lo que es peor, que hace y consigue que nos dejemos llevar.
Se trata por ello de no caer en el título de lo que señala la entrada. Trabajar para que nuestro entorno no nos contamine. Es complicado. Claro que sí, porque cada uno tenemos que superar el capítulo de no dejarnos caer en la tentación de su influencia. De aquello que en otras situaciones, nos hace que bajemos los brazos y que creamos que no hay otra solución. 
Se trata y así lo creo, de mantener el espacio de la dignidad personal. Y en ello, cada uno tiene su realidad y tiene que dar su respuesta.

domingo, 22 de mayo de 2016

"Nuestro PIB".

Extremadura tiene una tercera parte de su territorio incluida o afectada por lo que se denomina Red Natura 2000. Entre Zonas de Especial Protección para las Aves, Lugares de importancia Comunitaria y Zonas de Especial Conservación más lo que son los cinco reconocimientos de espacios con denominación Unesco: Geoparque Villuercas-Ibores-Jara, la ciudad Monumental de Cáceres, el Real Monasterio de Guadalupe, el conjunto arqueológico de Mérida y la reserva de Biosfera de Monfragüe podríamos decir que no hay ninguna otra Comunidad Autónoma en nuestro país que reunan estas características.
Todo ésto, que es un inmenso patrimonio para el disfrute de todos los ciudadanos, se propone que no solo sea su reconocimiento lo que nos lleve a mantenerlo, sino que cada día se pone más en el debate la necesidad de que todo éste maravilloso territorio tenga un reconocimiento que posibilite razones para un desarrollo social y económico.
Porque Extremadura ha hecho un gran esfuerzo por el medio ambiente y el desarrollo sostenible y ello debe tener su transformación en dinero, y cuando se hable del PIB, de los mecanismos de financiación de las comunidades autónomas o de políticas agrarias, todo ello hay que convertirlo en euros...palabras del Presidente de la Junta .
Leía en un documento de conclusiones que "el PIB no mide ni nuestra inteligencia, ni nuestra virtud, ni nuestro coraje, ni nuestro aprendizaje, ni nuestra misericordia. No mide la salud de nuestros hijos, ni la calidad de nuestra educación. No se preocupa por evaluar la calidad de nuestros debates políticos, ni la integridad de nuestros representantes. No tiene en cuenta nuestro valor, sabiduría o cultura. El PIB mide todo al detalle, excepto lo que da verdadero sentido a nuestra vida"...Robert Kennedy, 1968.
Nuestro PIB es cierto que tampoco mide lo que da sentido a nuestra vida. Creo que en ningún caso se mide. Son otras cuestiones las que miden la grandeza y riqueza de una Comunidad como la nuestra, pero sí creo que es cierto que nuestro inmenso patrimonio natural nos da un producto que es infinitamente superior al de la mayoría de los territorios de nuestro país.
Debemos reforzarnos en aquello que forma parte de nuestra estima, y nuestra naturaleza y ecosistema lo es. Es seguro que muchos de nuestros problemas estructurales no puedan ser nunca resueltos aplicando medidas paliativas. No descubro nada por ello. Pero cada día tengo más convicción de que los problemas estructurales requieren respuestas estructurales y que los problemas de nuestra Comunidad  tienen y deben tener respuestas de Comunidad. Puede que en ello esté iniciar un nuevo camino de compromiso y responsabilidad por parte de todos. Puede, porqué no, que nuestro producto interior bruto debería de sumar lo que realmente le da sentido a nuestra vida y de ello, no tengo ninguna duda, nuestro orgullo y el sentido e identidad de pertenencia que nos da nuestro territorio, sumaría y mucho.



domingo, 15 de mayo de 2016

Un día de esos!!!

Hace poco más de cinco años que decidí tener un blog. No me empujó nada especial a tenerlo, pero de siempre me ha gustado escribir y esa fue la razón principal. Un día de esos que te encuentras en los silencios de una etapa, en un momento determinado y decides hacer público tus reflexiones y opiniones.
Mi primera entrada fue inspirada en la lectura de un libro y en uno de tantos paseos observando la paz que nos encontramos contemplando el paso del Guadiana por Badajoz. La tranquilidad de sus aguas y la atenta escucha de un programa de radio me transmitió el porqué tenía que exponer en público mis opiniones.
Lo llamé Puente de Alconétar y quise que fuera así porque se trataba de un puente que une. Que hace compartir. Unas veces en silencio y otras también siendo observado y leído. Da igual. Cuando se toman decisiones de éste tipo, no se piensa en otras cuestiones. Es algo natural. El nombre no me salió porque sí. Es algo que tiene mucha relación con mi mismo, con mi pueblo. Me lo sugería mi forma de reflexionar. Es complicado mantenerlo, me decían. Y es verdad, cuántas cosas se inician y cuántas finalizan sin cumplirse los objetivos.
Se cumplen cinco años de un momento que empezó a cambiar muchas cosas. Recuerdo que la sociedad estaba un tanto adormecida. No encontraba su espacio. Había mucho descontento y en poco tiempo ese descontento empezó a encontrarse en forma de manifestaciones. Se estaba produciendo una multitud de espacios y caminos encontrados. La historia se volvía a reencontrar. Se empezó a llamar un nuevo mayo francés. En éste caso, era una primavera española la que consiguió que se extendiera a lo largo de varios países. La ciudadanía encontraba un espacio donde reivindicarse. Donde mostrar su descontento de tanto estar harto. 
Quizás también formó parte de mi decisión de hacer público mi descontento el blog. Había que mostrar Indignación!!!...lo hice escribiendo mi primera entrada de ésta forma. Hay cosas y políticas con las que no llegué a estar de acuerdo, pero con otras sí. Ayudaron éstos movimientos a revitalizar la democracia. Creo que sí. Otra cosa es por dónde han ido caminando algunos de los que hábilmente supieron canalizar ese movimiento.
Una de mis manías me hizo escribir en el interior del libro: tiempos difíciles, tiempos de falta de recursos, tiempos para indignarse individualmente, pero sobre todo para desarrollarlos colectivamente. Tiempos de cambios también...para reivindicar que se cumplan los derechos que como ciudadanos tenemos. Hagámoslo.

domingo, 8 de mayo de 2016

Otro país!!!

Hoy estuve en Mérida en la Fiesta del Día de la Rosa. No era propiamente una fiesta al tipo de las que en años anteriores se habían celebrado, pero era una fiesta porque se necesita de éste tipo de actos para reafirmar y recordarse algunas cosas que sí que forman parte de la historia de un Partido: Mi partido, el PSOE.
Este tipo de actos-mitín siempre han sido y serán así. Recuerdo que me lo contaba mi abuelo, los 1º de Mayo se celebraban y se sentían. Y éste tipo de actos siguen siendo necesarios. Mi abuelo que se solía poner su mejor traje y a primeras horas de la mañana estaba en la plaza para manifestarse y tener un día de compartir con compañeros y amigos, solía decir que eran absolutamente necesarios para la gente de izquierdas. Esta historia (los actos) ha cambiado con el paso de los años, pero sigue teniendo su marcado carácter reivindicativo, porque qué sería de una manifestación donde no se reivindicaran soluciones a los problemas.
Se han reivindicado muchas cosas por parte de Guillermo Fernández Vara y de Pedro Sánchez. Se ha reivindicado un proyecto de país y una buena parte de la historia reciente, porque la historia tiene siempre que recordarse cuando se cuestionan los proyectos. La sanidad, la educación, los servicios sociales, las pensiones y muchos derechos civiles y políticos tienen nombres y apellidos de Socialistas. También para eso están éste tipo de actos, para recordar la historia reciente y para reconocer que no siempre se pudo disfrutar de esos derechos que hoy son universales.
Una de las frases de Pedro Sánchez me hizo recordar un artículo que escribí hace unos años. Yo reconocía que el país que podríamos dejar a nuestros hijos tenía toda la pinta de ser un país con menos derechos que el que nos habían dejado nuestros padres a nosotros. Y ésto tiene toda la razón de ser y caminar así durante varias generaciones.
Es cierto. Pero yo no quiero un país donde los jóvenes no consiguen un trabajo y si acaso lo consiguen es un trabajo precario. Donde en el momento que llegan a poco más de 40 años son considerados mayores y esperan a una ayuda en forma de subsidio; donde con poco más de 50 ya no tienen más alternativas que las de esperar a una posible jubilación si consiguieron cotizar un mínimos de años.
Yo quiero otro país y otro futuro para mis hijas. Un futuro en el que con su trabajo puedan seguir recuperando y garantizando los derechos que nuestros abuelos y padres nos dejaron. Yo quiero otro país!!!.

lunes, 2 de mayo de 2016

Con mucha clase.

Hace unos días escribía en éste confesionario personal a veces, y en otras caminante de los caminos que la experiencia y la vida nos marca, que la política del postureo se había convertido en la política nacional. En muchos escenarios lo encontramos y como que nos estamos acostumbrando a convivir con ello. Maldita sea con algunas cosas que empiezan a convertirse en costumbre nacional, porque nos hacen a todos ser un poco más ridículos y algunas otras perlas que me guardo.
Hace algún tiempo que leía en uno de esos libros que nos encontramos en los rincones de los espacios que todos tenemos, que tener clase es un don enigmático que la naturaleza otorga a ciertas personas sin que en ello intervenga su inteligencia, el dinero ni la edad. Ni por supuesto el ser más alto o más bajo, más guapo o menos guapo, más....poner todo aquello que se nos ocurra.
Es un estado de ser y de estar, es como una seducción, un arte de saber natural. Y a veces quien lo tiene ni siquiera seguramente lo sabe, pero hay rasgos y momentos en que ese estado sorprende y enriquece. Compartir éstos estados desde mi punto de vista enriquece. Casi todo lo que es compartir enriquece, pero hay momentos en que por supuesto gusta de compartir más.
Da igual el nivel social. Es algo más fascinante que se lleva dentro. Se encuentran en cualquier parte, a un lado de las derechas y al otro lado de las izquierdas. Sí, porque quizás así se identifiquen a los nuevos y a los tradicionales que en política caminan en éstas fechas. Pero siempre emergen algunos que merecen la pena.
Hoy el PSOE cumple 137 años. Ciento treinta y siete años de compromisos por conseguir una sociedad mejor, conquistando derechos, trabajando por la igualdad, de lucha por la paz, la libertad y la justicia social.
Aquellos que lo iniciaron debían ser unos tipos con mucha clase. Debían ser unos ciudadanos resistentes, atrincherados en su propia identidad y humanidad, tipos con un interés entre otros, el de aspirar a no perder la dignidad. Se escribe a veces que si aquellos que lo crearon hoy pudieran levantar la cabeza no dudarían en darles un sartenazo a muchos de los actuales dirigentes.
En dos meses estaremos votando de nuevo. Los perfiles de los candidatos son ahora más conocidos. Yo pediría que no creo que cueste mucho, que no se vuelva a caer en el postureo. Que éstos cuatro meses que han pasado, hayan sido válidos para algo. Para que se hayan dado cuenta de que los ciudadanos estamos cansados de tanta vanidad y orgullo y que seamos capaces de descubrir que en medio de tanta vulgaridad hay gente con mucha clase por la que merece la pena seguir confiando. Gente como aquellos que un día hace 137 años decidieron crear una organización...