Páginas vistas en total

domingo, 13 de diciembre de 2015

Gente corriente.

Hace 9 años un grupo de personas, unas pocas conocidas y otras muchas no, decidimos acudir a una cita que organizaba Guillermo Fernández Vara. Se trataba de un encuentro en Olivenza. Hoy, después de haber pasado ese tiempo y seguir celebrando esa convocatoria, a la que hoy llamamos kedada, podríamos decir que las convocatorias ya no las hace quien organizó la primera, pues decidimos posteriormente que cada año se votaba dónde se haría la siguiente y la organización de ésta se lleva a cabo por quien propone y se vota como lugar de la próxima (sí, votamos).
Este año celebramos la novena y fue en Villafranca de los Barros. Y la próxima, que será la décima la celebraremos en mi pueblo. La de ésta edición, ha sido como las anteriores: una conversa como dijo un argentino en la de Zafra, una plaza de la cordialidad en la ciudad de la música (como dijo el amigo Soñador)...una sorpresa: porque después de 9 años se siguen incorporando amigos y amigas nuevos de todos los rincones. Una sorpresa? porque los nuevos hablan del encuentro y se llenan de la magia de la amistad y de la convivencia de una clase de gente!!!: gente normal, gente corriente, gente como tu y como yo, como decimos en mi pueblo y en el tuyo "semos asina". 
Siempre he dicho que uno de los mejores, sino el mayor patrimonio que tenemos en nuestra región es la gente. Sí las personas. Y en éste grupo de amigos y amigas hay muchas personas que se quieren, que se conocen porque un día decidieron acudir a una llamada, que han fortalecido una relación, que han ennoblecido el bello espacio de la amistad. Sí de la amistad, de eso que vale tanto y que no tiene precio.
Esta como las anteriores se recordará. Encendimos un día una llama que se ha extendido y que lleva camino de hacerse mayor, sino se ha hecho ya. Observamos cómo nos conservamos y cómo pasa el tiempo y el valor de la amistad perdura. La kedada es un patrimonio de todos y todas los que un día decidimos acudir y de todos aquellos y aquellas que quieren pasear y se proponen pasar un día para recordar. Porque también eso es la kedada. Algo íntimo siendo público. Algo de todos y todas sin protagonismos ni protagonistas. Algo que fortalece a las personas. Algo que no queremos perder y que cuidamos como algo nuestro, porque forma parte de cada uno de los que asistimos. Creo que forma parte de nuestra forma de ser y de vivir, de sentir.
Olivenza, Plasencia, Zafra, Guadalupe, Mérida, Alcántara, Badajoz-Elvas, Pescueza, Villafranca de los Barros y...la próxima en Garrovillas de Alconetar la décima. Ya empezamos a prepararla, ya estamos sintiéndola.
Cada año la vivimos y algo que empezó como la aventura de un encuentro, con el paso de los años se ha convertido en una bella historia que más pronto que tarde habrá que plantearse en escribirla y publicarla porque sigue siendo cada año una experiencia única e inolvidable.

3 comentarios:

  1. Si hay que escribirla,ya tenemos al escritor

    ResponderEliminar
  2. Para mí fue una contrariedad tremenda no asistir. Creí, hasta el último momento, que al menos llegaría al café, pero comenté con Isabel Salas un problemilla y te lo traslado a tí que vas a organizar la próxima y es que, a través del blog que todos leemos, se fijen con claridad, al menos, la persona o personas que organizarán la reunión y forma de hacerlo. Un abrazo. Ricardo.

    ResponderEliminar
  3. Para mí fue una contrariedad tremenda no asistir. Creí, hasta el último momento, que al menos llegaría al café, pero comenté con Isabel Salas un problemilla y te lo traslado a tí que vas a organizar la próxima y es que, a través del blog que todos leemos, se fijen con claridad, al menos, la persona o personas que organizarán la reunión y forma de hacerlo. Un abrazo. Ricardo.

    ResponderEliminar