Páginas vistas en total

lunes, 27 de febrero de 2012

Espiritu de Torre Aguila.

La historia está llena de encuentros de todo tipo...son infinitos y suelen ser sorprendentes y más cuando se trata de personas que sin tener un conocimiento y una amistad de hace tiempo, se marcan objetivos y se ponen a trabajar por conseguirlos. Compartir el esfuerzo de forma solidaria, sin mayor interés que el interés colectivo...ilusionarse con el compromiso...avanzando y profundizando en la relación...es un inicio que compartimos un grupo de compañeros y compañeras.
Del compromiso nace la ilusión por llegar...por ayudar...por compartir...si se quiere, se puede... me comentó hace tiempo, mi amiga Noelia. Así lo quise transmitir...porque una vez que se cree en el proyecto, se puede hacer realidad. Se sabe, se quiere y se puede porque se están removiendo las conciencias.
Porque no hay que resignarse a seguir viendo lo mismo; porque no hay que seguir escuchando el avé avé, porque el mensaje de siempre, ya no llama ni a los de siempre. Porque a lo único que hay que temerle es al inmovilismo.
Porque ahora toca Partido y estamos convencidos de ello, queremos romper la resignación que está instalada desde hace tiempo.
Besteiro en uno de sus magníficos discursos, decía " De lo que sí estoy seguro es de que mis ideas responden a convicciones profundas que llenan mi vida. Profesionalmente, yo soy lo que se llama un intelectual; pero entiendo que toda labor intelectual, si no se apoya en realidades vivas, ampliamente humanas, no sirve para nada...".
De ahí el grupo, de ahí nace el compromiso, de ahí nace el espíritu de realidades vivas que se comprometen en llevar adelante un proyecto...desde la pasión en éste complejo espacio de la política...desde la pasión por recuperar la referencias...desde el noble ejercicio de querer que las cosas cuando cambien, cambien para ser verdad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario