Páginas vistas en total

lunes, 21 de marzo de 2016

Tres meses ya.

Del 20-D al 20-M y han transcurrido tres meses ya. Hace unos días un compañero me comentaba que había escuchado en un reunión de su comunidad de vecinos hablar sobre lo que estaba pasando desde que se celebraron las últimas elecciones generales. Lo relacionaba un poco con lo que sucedía en su asociación o en cualquiera de nuestras asociaciones o comunidades. Una reunión para aprobar los nuevos presupuestos y elegir los nuevos cargos de la Comunidad. Eso es prácticamente todo.
Hay como una permanente que la constituyen los responsables de cada portal o escalera y un Presidente de la Comunidad. Pero al final, hay una Administrador del edificio que es al que se le paga por llevar la gestión de las cuotas de la comunidad y por estar al día de los problemas que pueden suceder en el edificio. Es como el Presidente y los Ministros.
Cuando me relacionaba el asunto me decía que al final y dado que los políticos y los partidos no se ponen de acuerdo en que se produzca un cambio, pues que igual había que plantearse algo parecido a lo que pasa en nuestras Comunidades. Es decir, se elige a una persona que tenga un perfil técnico y éste nombra a otros como ministros y así de ésta forma se constituye un cambio en el gobierno. Total, si como todos dicen que no quieren nuevas elecciones porque éstas no arreglarían nada y si se produjeran, volvería a producirse un resultado muy parecido. Me lo decía con toda la ironía del mundo.
Es la primera vez que nos encontramos en una situación como la actual. Después de unas semanas muy intensas de negociaciones casi televisadas a diario a través de ruedas de prensa de unos y de otros, parece que las aguas están un poco más calmadas. Es como si se hubieran tomado vacaciones nuestros políticos.
Será la primavera que en vez de alterar la sangre la ha relajado, que hasta los medios de comunicación parecen más calmados después de éstos tres meses de haber llenado páginas y horas en tertulias y mesas. 
Peligrosa por no decir otra palabra que pudiera instalarse en la memoria colectiva de los ciudadanos, es la metáfora que en forma de comentario me decía mi compañero en tanto en cuanto se pudiera pensar, que para qué elegir y votar si basta con designar. Pero lo cierto es que después de tres meses y a poco más de 40 días para que se cumplan los plazos, lo que nos encontramos es sin un nuevo gobierno, con los consensos rotos y con las líneas rojas en todo lo alto....y ahora la responsabilidad no la tenemos los ciudadanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario