Páginas vistas en total

domingo, 5 de junio de 2016

Se trata de compartir.

Un buen amigo me hacía un análisis hace unos días sobre los momentos que se están viviendo en la política. Me decía que había que huir de lo que significaban los protagonismos y que había que hacer las cosas utilizando el verbo compartir. Se trataba de dar un paso más en las nuevas formas de comunicar, pero sin el pretendido interés de que se notara de que se había pasado por allí.
Eso es algo complicado, le decía. Pues se trata de que se haya estado en un determinado sitio, pero que nadie pueda decir que habéis sido los protagonistas del acto. Es cuestión de tiempo, pero debéis daros cuenta de que los tiempos han cambiado y que la gente está cansada de ver más de lo mismo. Y ya se sabe lo que al final dice la historia si no se la tiene en cuenta. Se vuelve en contra.
Y en ello estamos, aunque debo manifestar que hay una cierta resistencia a eso de dejar de ser los protagonistas. La credibilidad se conseguirá poniéndose en el lugar de la gente. Colocándose en el lugar de quien tiene el problema. La gente es más consciente de lo que a veces nos parece, pero quieren tener un hombro donde descansar. Un lugar y un apoyo donde poder compartir, porque a veces la solución no es posible o no puede ser como se pretende, pero lo que no perdonan es que no se les escuche.
Hay que devolver a la sociedad el protagonismo en la política. Porque en éstos tiempos la capacidad de la ciudadanía para disponer de información en tiempo real y comunicarla de forma atractiva está al alcance de todos. Ya no hay exclusividad en el mensaje, porque se ha perdido el control de la información. Hoy todo es más público y es compartido desde cualquier lugar.
La otra tarde tuve un ejemplo de compartir. Se trataba de un acto donde asistían jóvenes con sus padres y profesores. Habían desarrollado proyectos con mucha imaginación. Una iniciativa innovadora que forma parte de lo que venimos llamando cultura emprendedora. Algo creativo, innovador y que reporta ilusión. Cada vez que se emprende algo nuevo se aprende, se generan sinergias para establecer nuevos lazos. También se trata de que cambiemos el paso desde el tiempo del cumplimiento de la mayoría de edad. Lo que se aprende entonces nunca se olvida y hace que nos marquemos metas para llegar a convertirlo en realidad.
Compartamos el protagonismo en la política. Este nuevo tiempo nos está dando lecciones a diario y los ciudadanos están hartos de seguir escuchando el mismo discurso. Hagamos lo imposible por cambiarlo en función de cómo lo ven las personas y así es posible que aunque sea sólo un poco, consigamos que compartir empiece a ser natural en política.


No hay comentarios:

Publicar un comentario