Páginas vistas en total

sábado, 31 de diciembre de 2016

Balance...

Estamos a punto de acabar un año y por tanto a pocas horas de iniciar uno nuevo. Cuando llegan estos momentos nos encontramos mensajes, felicitaciones, llamadas, vídeos...y más cosas. Todas son de buenos deseos de la familia, de los amigos y conocidos. Felicitaciones y en algunos casos con compromisos para el nuevo año que se inicia. Siempre pasa igual. Después el día a día hace que nos vayamos situando. Son las tradiciones y la propia vida que nos hace, que nos transmite esos sentimientos, esos deseos de seguir compartiendo en el camino que un día empezamos a andar.
Wikipedia (según su propia definición en su web) que es una enciclopedia libre, políglota y editada colaborativamente, administrada por una fundación sin ánimo de lucro cuando define al balance se refiere al activo, al pasivo y al patrimonio neto, pero si lo decimos de manera sencilla y con otro sentido, podemos decir: lo que se es = lo que se tiene - lo que se debe.
Me ha gustado el ejemplo porque cada uno de nosotros a la hora de hacer nuestros propios balances, deberíamos hacer ese símil: qué somos, qué tenemos y qué debemos. Esto no es nada fácil de definir y sobre todo cuando lo tenemos que hacer de forma individual y nos analizamos a nosotros mismos. Solemos hacerlo dentro de nuestro interior, en la soledad de nuestro espacio desde el que afrontamos los límites de la realidad, de la realidad con la que nos enfrentamos a diario. 
Suele suceder que cada final de año nos decimos lo rápido que pasa el tiempo. Un año más. Un paso más hacia adelante. Cada vez que hablo con alguien y hacemos esta pregunta me planteo la misma reflexión: realmente el tiempo pasa tan rápido o es que como hacemos la pregunta cuando falta poco para que se acabe nos parece que por ello pasó tan rápido. Es curioso, pero con toda la gente que hablo suele responder diciendo que el tiempo pasa más deprisa de lo que parece.
Cada uno de nosotros tiene su propio balance. En mi caso y no es porque falten pocas horas para que se acabe este año, sí digo que me parece que me pasó rápido. Puede que sea la actividad del día a día que hace que no te puedas detener todo lo que sería necesario en cosas que tienen más valor del que le damos. Puede que sea el tiempo en el que entramos y que la experiencia te va situando en ver las cosas de otra manera. Suelo hacerlo en forma de reflexión y es por ello que pienso que el mejor aprendizaje es la experiencia que vivimos y compartimos, por ello para el próximo sí voy a darle mucho más valor a lo que realmente lo merece.
Que el próximo que está a punto de comenzar sea un año lleno de paz y de mucha salud para todos. Un abrazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario