Páginas vistas en total

sábado, 2 de julio de 2011

Interiores de un libro.

Me gusta escribir en el interior de los libros. Bueno, en una página en blanco, que suelen ser las primeras. Siempre tuve esa costumbre. Son frases o reflexiones que nos golpean o se asoman de la experiencia de la vida. Me atrevo a recomendaros ésta costumbre o manía.
Escribía en una de éstas páginas hace unos días, que ahora no tengo las mismas prisas que antes por mirar, porque tengo mucho más tiempo para observar...ahora, el tiempo pasa como más despacio. Son otros tiempos, hay que afrontar la realidad.
No, no es el verano. Es la lectura reflexiva de las notas de otros momentos que he vuelto a releer.
Nos dice Manuel Vicent en uno de sus muchos artículos "que en medio de la chabacaneria y mal gusto reinante, también existe gente con clase, ciudadanos resistentes, atrincherados en su propio baluarte, que aspiran a no perder la dignidad". Gente con clase, que las encontramos en cualquier parte.
En un Tiempo para la Igualdad, una gran amiga me decía, que no debemos perder nunca el entusiasmo por las cosas que hacemos con sacrificio y honestidad. Que debemos seguir teniendo la voluntad en conseguir aquello que deseamos y aquello en lo que creemos.
En las páginas en blanco que nos faltan por escribir, va a ser muy necesario poner mucha convicción y sentimiento en lo que hagamos, y vamos a tener que entrenarnos con la permanente realidad de lo que somos, porque aunque nos pueda parecer que el tiempo pasa más despacio, éste aún no lo podemos escribir nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario