Páginas vistas en total

viernes, 20 de julio de 2012

Manifestaciones espontáneas.

Estamos en un cambio de época y quizás por ello, estamos empezando a comprobar cosas distintas en las calles, en las manifestaciones...en cómo la ciudadanía siente que tiene que mostrarse, en cómo expresarse. Son manifestaciones espontáneas de ciudadanos cabreados e indignados que protestan, que se visten de negro, verde, azul o como cada día, pero que gritan porque quizás entienden que es de lo poco que les está quedando ante tanta imposición y tantos recortes.
Conociamos de las manifestaciones tradicionales (no solo por expresarse en las calles o plazas) que siguen siendo absolutamente necesarias, pero en éste tiempo estamos asistiendo a otros tipos de actos ciudadanos más espontáneos, que se están convirtiendo en una de las notas que más está llamando la atención.
Un mensaje en un folio escrito, un mensaje en una pancarta de cartón o de tela pintada a mano...es igual, pero hay que mostrar públicamente la indignación, que es mucha, y vale el mensaje que cada uno se fabrica, porque quizás es con el que se siente identificado, porque a lo mejor otros más tradicionales, no los siente.
Algo y no poco se ha aprendido del movimiento del 15-M, y lo que nos quedará para la historia.
Algo y que deberá hacernos reflexionar, se está moviendo fuera de lo tradicional.
Las respuestas espontáneas están colocando en la escena pública de la política nuevas formas de indignarse. La gente está mostrando clara y contundentemente que los políticos están lejos de la política que quieren los ciudadanos y buena prueba de ello, es la cada vez mayor desafección hacia la política.
Los partidos políticos están siendo contestados por los ciudadanos. Esta crisis debe hacernos reflexionar a los que sí creemos en la política, a los que pensamos que la política es el mejor instrumento del que disponemos. También ésta situación nos está situando en que o profundizamos en las políticas y marcamos claramente las distancias desde las opciones que necesitamos de la política para conseguir mayor justicia social e igualdad, o nuestro país se puede convertir en un entramado de organizaciones y partidos políticos minoritarios de todas las ideología y con unos efectos y resultados imposibles de determinar.
Como decía Hessel "Os corresponde a vosotros amigos de España, ciudadanos del mundo, a cada uno de vosotros individualmente, y a todos colectivamente, encontrar las pistas a través de las cuales la "internacional ciudadana" podrá dotar de vida a éste siglo. No para lograr el mejor de los mundos, sino un mundo viable"...

No hay comentarios:

Publicar un comentario