Páginas vistas en total

domingo, 29 de mayo de 2016

Contaminados!!!

Hace unos días escuchaba en un programa de radio hablar sobre la cantidad de factores que hacen que los ciudadanos nos sintamos un tanto "contaminados" y no seamos capaces de poder pararnos y hacer una sentada. Nos adentramos en los caminos y curvas de cada día y ello hace cada vez más difícil el poder encontrarnos en la reflexión. Es algo que no practicamos todo lo que debiéramos y que podríamos denominar como acercarnos a los límites de la realidad. Una realidad que está ahí y a la que no le dedicamos todo el tiempo que merece.
Hay muchos factores que tienen que ver con la actualidad del día. Otros porque de una u otra manera, nos afectan en el trabajo, otros por el ámbito de lo personal y también están aquellos otros que hacen que el propio tiempo con su experiencia nos haga complicarnos la vida a veces. A veces porque nosotros mismos lo hacemos y lo queremos así. Por nuestra voluntad al comprometernos en llevar a cabo actividades o tratar de ayudar a que se produzcan cambios en aquellas situaciones y organizaciones en las que consideramos que se debe cambiar, porque sencillamente no nos gusta lo que vemos o lo que hacen.
Se trata en cualquier caso, de dar un paso más. Sí, creo que es mucho de ello. Pero quizás ese límite de acercarse a la realidad y de conocer una parte de todo los que nos rodea nos hace temer, y hasta es posible que rechacemos que lo hagamos desde nuestra manera de pensar. Nos asaltan las dudas. Se aproxima la inseguridad y ello consigue que nos cuestionemos si merece la pena.
Y si todo ello nos genera dudas e inseguridad, no lo es solo porque nuestra reflexión nos lleve a ello. Se trata también de lo que el entorno te va contando y de lo que vemos a nuestro alrededor. Un entorno complaciente con lo que sabe, lo que escucha o lo que ve. Porque es un espacio compartido donde se dan muchos factores que nos llevan o lo que es peor, que hace y consigue que nos dejemos llevar.
Se trata por ello de no caer en el título de lo que señala la entrada. Trabajar para que nuestro entorno no nos contamine. Es complicado. Claro que sí, porque cada uno tenemos que superar el capítulo de no dejarnos caer en la tentación de su influencia. De aquello que en otras situaciones, nos hace que bajemos los brazos y que creamos que no hay otra solución. 
Se trata y así lo creo, de mantener el espacio de la dignidad personal. Y en ello, cada uno tiene su realidad y tiene que dar su respuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario