Páginas vistas en total

jueves, 8 de septiembre de 2016

Sentimiento e identidad.

Hace unos años cuando llegaba el 8 de Septiembre y me encontraba lejos de Extremadura no tenía oportunidad de vivir, sentir y escuchar el himno de nuestra región. Cuando estas fuera de la Comunidad lo sientes de otra manera y no más lejana precisamente. La distancia no conseguía olvidar el día y por tanto los sentimientos afloraban; era aquello de sentir en tu piel esa sensación de cosquilleo, esa emoción que hace que revivas tu niñez, los recuerdos de los tuyos, de los ausentes...el sentimiento de la pertenencia y la necesidad de volver a encontrarte con tus raíces. Creo que todo ello, los extremeños lo revivimos cada 8 de Septiembre, porque hemos conseguido desde hace años identificar éste día como nuestro día.
Ayer tuve la oportunidad de vivir todo ello en carne y hueso. Por la mañana, en la Asamblea de Extremadura y por la noche en el maravilloso espacio del Teatro Romano. Escuchar el himno por distintas voces y con instrumentos musicales fue una vez más realmente bello y muy emotivo, siempre es así.
Desde hace dos años (con el regreso de Guillermo a la Presidencia de la Junta) los actos se celebran con otro formato. No hay un protagonismo político exclusivamente. El protagonismo es más de los ciudadanos porque estamos en otros tiempos y la sociedad ha identificado que las cosas no pueden ser como antes y los políticos hemos asumido que no hay protagonismo, sino muchos protagonistas.
Anoche recordé a un gran amigo que hace unos cinco meses nos dejó. Estoy seguro que habría disfrutado mucho. Ver a muchos voluntarios de Protección Civil me hizo recordarlo aún más. Su entrega, pasión y cariño por nuestra tierra lo recordaré siempre. Su amistad la llevo muy dentro. Decía aquello de que Extremadura no había cambiado lo suficiente para dejar de seguir cambiándola. Todo un ejemplo el amigo Soñador que anoche lo veíamos en todos los voluntarios que acudieron a recoger una de las Medallas.
El acto de la entrega de las Medallas tiene también su parte lúdico-musical. El himno, la orquesta, la copla, , el candil (precioso). Durante la misma, un mago nos entretuvo con su magia. También habían entregado unos sobres con unas citas de extremeños. Nos hizo un juego que todos nos estamos preguntando cómo es posible que se llegara al resultado final habiendo roto las tarjetas con las citas después de habernos intercambiado las partes de la misma.
De las cuatro citas, quiero escribir aquí la de Javier Cercas..."Extremadura es para mí el olor feliz de la infancia, la limpieza inconfundible de una forma de hablar que me perteneció, y que de algún modo todavía me pertenece. El susurro perdurable de una legión de antepasados que sobreviven en mí. La hospitalidad antigua de la gente, el color de los atardeceres inacabables de verano. El recuerdo perdido de una patria perdida. Extremadura es para mí el mundo..." Feliz Día de Extremadura amigos.

1 comentario: