Páginas vistas en total

miércoles, 1 de junio de 2011

La política interesa.

Toda la gente habla, comenta, sabe...de todo, pero en éstos días se habla mucho de política. Es posible que después de las elecciones, sea una de las referencias en las conversaciones más comentadas. Hasta tengo la impresión de que la prensa es hoy un poco más leída que ayer y que la gente está un poco más interesada en saber, conocer, opinar...
La política es cosa de políticos!!. Más de una vez hemos escuchado ésta frase. Quizás por la actualidad y siendo razonable que la política sea hoy más analizada y leída, sí que haríamos bien en aislar el ruido que se mueve a su alrededor.
Es decir, no dejarnos llevar por los comentarios y no olvidar que hace muchos años, nos dotamos de un modelo y una organización, que votado en referéndum escribió mucho más que una convivencia con derechos y deberes dentro de un país.
Y entre esos deberes, debemos profundizar en el de confiar más en la gente común, para que sus necesidades sean la prioridad a resolver.
Estamos en un tiempo de respuestas más que de preguntas. Más allá del ruido interesado, la política tiene un tiempo que es muy importante respetar, pero éste cambio de época nos está diciendo cada día, que quien siga dudando que las respuestas de la gente deben adquirir una percepción distinta, es que no se ha dado cuenta de que los tiempos han cambiado y que ya nada será igual.

6 comentarios:

  1. El humanismo italiano del siglo XV.
    El sustento y la "garantía de calidad" del pensamiento político humanístico resideen el cambio decisivo de la posición social del intelectual, que deja de ser excluivamente el 'clericus', el notario o el bachiller que solo ha estudiado en una universidad las materias tradicionales, directamente vinculadas a un abanico limitado y tasado de ocupaciones en la sociedad, sino que se implica en la actividad pública y en la dialéctica política, influye sustancialmente en las decisiones operativas, inspira las motivaciones y los preámbulos de las leyes. En la terminología política de la época, esa actitud vital e intelectual se define como 'vita activa (et civilis) y se materializa en el papel mediador del intelectual entre el poder político y el cuerpo social de la comunidad.

    ResponderEliminar
  2. La distancia entre gobernantes y gobernados comienza cuando desaparece el humanismo político. Lo notaba amargamente Francesco Guicciardini, quien escribía:
    ".. y con frecuencia entre el palacio y la plaza se interpone una niebla tan espesa que, al no poder ser penetrada por el ojo humano, el pueblo sabe lo que hacen los gobernantes y el por qué lo hacen, tanto como sabe de las cosas que se hacen en la India"

    ResponderEliminar
  3. Quizás en el S.XV la vita activa et civiles la ejercieran un grupo de privilegiados intelectuales que más que intermediar entre la clase dirigente y el mayoritario y denostado cuerpo social, se valían de su posición en beneficio propio, y eso, lo que ellos consideraban la "chusma" lo sabía, y aceptaba. Desde mi posición de gobernado del S. XXI en la sociedad occidental, la política me interesa, es parte de mi vida. Mi cotidianidad gira en torno a la política: la economía, el trabajo, los amigos, la familia... La sociedad se imbuye de todo los que nuestros gobernantes dicen y hacen, pero no sólo ellos, sino los periódicos, las redes sociales,los tertulianos (esa nueva especie dedicada profesionalmente a deambular de plató en plató "dialogando" sobre lo humano y lo divino) que, vendidos al mejor postor, intentan crear opinión política.
    En conclusión, nosotros nos hemos organizado social y políticamente, con un sistema justo basado en la democracia, buscando la justicia social, pero, como todo en la sociedad, evoluciona, y si ha evolucionado desde el humanismo italiano hasta nuestros días, evolucionará ahora más rápido, oyéndose, cada vez más alto, el clamor de la gente común por participar en esa evolución, porque LA POLÍTICA INTERESA.

    ResponderEliminar
  4. Hace años nos dotamos...Eso fue en el pasado y algunos se empeñan en mantener las cosas del pasado. Pero hoy estamos en el presente y en éste presente las cosas han cambiado ¿por qué no cambiar el sistema, el modelo? La política interesa a los ciudadanos, pero aquí pareceser que hemos construido un subgrupo, "los políticos", que un día fueron ciudadanos, pero que para desgracia de todos... han olvidado que lo fueron. Cuando los ciudadanos alcancen otra vez la política y deje ésta de ser cosa de cuatro, ese día empezaremos a avanzar de nuevo.

    ResponderEliminar
  5. La política o la cosa pública está para atender las demandas y necesidades de los ciudadanos a distintos niveles.
    No se puede olvidar que es un servicio por, para y desde los ciudadanos, que son personas, que sienten, que viven, que tienen necesidades básicas y que además, tienen memoria.

    ResponderEliminar
  6. La política interesa pero cuando se olvida, por parte de los políticos, que la política la "Res publica" "la cosa pública" que decían los romanos,y como dice muy bien, Carmen, "Cordocacereña",está para solucionar los problemas de los ciudadanos/as,deja de tener sentido y los ciudadanos se alejen de ella y según las encuestas es uno de los mayores problemas que tenemos.Lo que ven las personas de a pie y no me canso de decirlo,son los casos de aquellos políticos que han subido de nivel económico y social,viven estupendamente y ellos siguen teniendo graves problemas económicos.
    No nos extrañemos que su voto haya ido en sentido contrario a lo que muchos y muchas hubiéramos deseado.Es muy importante,como dice Anselmo respetar los tiempos,tener paciencia.
    Se impone el análisis y la reflexión, si se quiere recuperar la confianza de la sociedad para después adoptar las reformas que hagan falta.La política no puede vivir de espaldas al ciudadano sino con él.

    ResponderEliminar