Páginas vistas en total

sábado, 27 de agosto de 2011

Porqué, porqué...

Un entrenador de fútbol ha hecho muy llamativo un sustantivo, que podría recogerse como un ejemplo: No se explica el porqué de algunas decisiones y permanentemente se está haciendo la misma pregunta.
Al margen de todo éste ejemplo, creo que tiene bastante relación en forma de pregunta que nos estamos haciendo una gran mayoría de ciudadanos. No entendemos porqué algo que no se va a poner en marcha hasta dentro de ¡¡ nueve años!! hay que hacerlo de la noche a la mañana. Porqué hay que proceder a reformar la Constitución, cuando una ley orgánica lo puede llegar a establecer.
Porqué algo que es tan importante para que produzca una reforma de nuestra Ley de Leyes, pero que no entrará en vigor hasta 2020, tiene que hacerse de ésta manera tan rápida...Porqué...Porqué...Porqué.
Porque si las decisiones no son compartidas, se convierten en exclusivas y lo exclusivo, hoy en día, nos está llevando a que haya más distanciamiento entre gobernantes y gobernados. La política no es exclusiva. La izquierda y la derecha, entre otras muchas cosas nos diferencian el compartir las cosas, porque las políticas no son las mismas; y consecuentemente no es lo mismo, aplicar unas políticas que otras.
Malas perspectivas se presentan con éstos cambios de política. La ciudadanía está perpleja, preguntándose porqué nuestro país tiene que reformar la Constitución, y si ésta es necesario, cuando ningún otro país lo ha hecho.
El 135.3 (nuevo acordado) establece que "los créditos para satisfacer los intereses y el capital de la deuda pública de las Administraciones se entenderán siempre incluidos en el estado de gastos de sus presupuestos y su pago gozará de prioridad absoluta".
Podemos preguntarnos si la prioridad absoluta es pagar los intereses de la deuda, será secundario destinar crédito o partida de gasto público para la construcción de hospitales, escuelas, Institutos, etc. etc.
Podemos preguntarnos si lo prioritario es pagar los intereses, será secundario seguir respondiendo a las prestaciones sociales de los que se quedan sin trabajo, cuando el art. 35 de la CE dice, que todos los españoles tienen el deber de trabajar y el derecho al trabajo.
Podemos seguir preguntándonos porqué es prioritario pagar los intereses y porqué tiene que ser secundario pagar las pensiones, la dependencia o las prestaciones por desempleo.
Podemos preguntarnos porqué es prioritario pagar los intereses y seguir manteniéndose como más que secundario, el eliminar el fraude fiscal, los paraísos fiscales y el poner un impuesto a las rentas más altas.
Cuantas preguntas nos estamos haciendo y cuántas de ellas porqué?. Qué está pasando, que unos cuantos mandan sobre el resto de la Humanidad?.
Dice Sampedro " contemplando la sociedad como organismo, parece obvio que una enfermedad sistémica en un cuerpo envejecido no puede ser tratada como un trastorno transitorio y puntual de un órgano concreto. Dicho de otro modo, es una falacia hablar de crisis financiera únicamente. La crisis es política.
Cuando los ciudadanos no cuentan, ni se les explica el porqué se hacen las cosas y el porqué de las decisiones...se hacen preguntas, les asaltan las dudas y reaccionan; muestran su indignación y hacen valer cuando llega el momento su, decisión...preocupante es, que éstas preguntas no tengan respuesta...Porqué...


1 comentario: