Páginas vistas en total

viernes, 12 de julio de 2013

Hasta cuando...hasta dónde???

Pues sí, pero éstas preguntas es muy posible que muchos ciudadanos que asistimos indignados a todo lo que pasa a diario nos la estemos haciendo. No es que la imagen de nuestro país esté manchada y que cada vez nos sorprendamos menos, pero las noticias que vuelan en los medios está consiguiendo que cada día tengamos menos credibilidad y eso es enormemente negativo para el conjunto del país.
Hoy asistía a la entrega de un diploma a una compañera de trabajo que ha estado desarrollando una gran labor como funcionaria en la Comisión de Asistencia Jurídica Gratuita. Un diploma en agradecimiento a sus 17 años en la Comisión y a su esfuerzo y voluntad por desarrollar una función complicada. Un detalle que ha tenido el Colegio de Abogados y no su propia Administración.
Los intervinientes hablaron de la necesidad en éstos tiempos de la justicia, siempre, pero en éstos tiempos que corren aún más. Una parte del discurso me hacía reflexionar en ese momento sobre la función que se presta desde un servicio como éste a los ciudadanos. Ciudadanos que no tienen recursos suficientes, pero que éste derecho (justicia gratuita) le hace poder afrontar en condiciones de igualdad los posibles problemas.
Hasta qué punto tiene que ver lo que vemos y escuchamos a diario de las noticias de la corrupción con la justicia, me preguntaba. Pensaba y así lo creo, que tiene mucha relación y no es porque serán al final los Tribunales los que decidirán únicamente, sino también porque, y ésto no sólo es un deseo, espero que la Justicia sea capaz de limpiar todas las manchas negras que están sacudiendo los cimientos de nuestro país.
Porque lo que está pasando es de tal gravedad que sólo lo arregla la Justicia o los que acudiremos a dictar sentencia con nuestro voto. Y el problema es que tanto un proceso como el otro (judicial y electoral) me temo que no va a ser fácil ni tampoco tan pronto como necesita éste país.
Por tanto...hasta cuándo y hasta dónde...los ciudadanos vamos a tener que tomar una opción. Ya se tomó cuando el golpe de Estado y los ciudadanos salieron a defender la Constitución en la calle...esa debe de ser otra opción: la de una indignación general pidiendo en las calles la regeneración de la política, porque ya no se trata de unos y de otros...se trata de nuestro país que tiene al frente a un Presidente del Gobierno que es incapaz de dar la cara y de explicarse ante los españoles...y cuando ésto sucede...algo muy gordo se quiere ocultar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario