Páginas vistas en total

domingo, 9 de octubre de 2016

300 años haciendo historia...un poco personal.

En éstos días se está hablando del servicio público de Correos. De su historia, de su trayectoria y de su contribución al desarrollo social y tecnológico de la sociedad española a lo largo de los tres últimos siglos. Nunca antes había hablado del servicio público de Correos en mi blog. Siempre desde el primer día que ingresé en el Cuerpo de Correos, me hablaron de que era un Cuerpo con identidad y a lo largo de los años en que estuve trabajando en el servicio pude comprobarlo.
Recuerdo algunas anécdotas de mis dos años de contratado subiendo y bajando ese Puerto de los Castaños con el coche que me compraron mis padres. Un Seat Fura 127 azul metalizado al que le hice miles de kilómetros, pues todos los días había que recoger y entregar cientos de cartas y paquetes recorriendo desde Cañaveral a Holguera pasando por el Puerto, Grimaldo, Pedroso de Acim, Pajares de la Rivera y finalizar en Holguera repartiendo y haciendo oficina. Posteriormente en el pueblecito de Portaje donde sustituí al cartero Emilio durante dos años. Y ese ir a Garrovillas dos días a la semana para asistir a las clases donde preparé las oposiciones para el ingreso en el Cuerpo.
Aquel año de 1986 que en un fin de semana nos montamos en el tren y nos fuimos a examinar a Barcelona. Aquella noche casi sin dormir y a las primeras horas del día siguiente a realizar el examen y al final aprobarlo, iniciando la carrera como funcionario en el Cuerpo Auxiliar. Nos examinamos en Barcelona sabiendo que según las bases de la convocatoria teníamos que estar forzosamente tres años sin poder solicitar una vacante en el resto del país. Cuestión que luego fue recurrida y por tanto, se declaró inconstitucional. Los compañeros y hoy amigos que nos conocimos en aquel curso de formación que tuvimos que superar con carácter selectivo en Gerona...aquella casa colgante sobre las aguas del río Oñar que nos sirvió  de hospedaje durante el mes que duró el curso. El posterior traslado por vacante y curso superado a Barcelona. La asamblea de afiliados de UGT en la estación y la elección como secretario de la sección sindical y después de algún tiempo la elección en congreso del Sindicato de la Federación de Servicios Públicos como secretario del sector autonómico de Correos de Cataluña...las movilizaciones, encierros en lucha y en contra del progresivo desmantelamiento del servicio público...y tantos y tan buenos momentos del gran compañerismo y apoyo demostrado por los trabajadores en aquellos maravillosos años en la Estación de Francia en el servicio MZA para posteriormente y por motivo de las Olimpiadas irnos a la Estación de la Sagrera...y aquellos años en la Jefatura Provincial de Correos liderando el sector en UGT.
Correos me dió la oportunidad de trabajar, de conocer a mucha gente, de aprender de muchos compañeros, de haber compartido momentos inolvidables con amigos, de haber aprendido sindicalismo y política y de beber de la experiencia del sentimiento hacia un servicio público. De haber recorrido y haber conocido a gente de otros países, como aquella semana invitado por el sindicato de la DPG de correos y haber convivido con jóvenes de ocho países europeos, todo ellos del servicio de correos, telégrafos y de telecomunicación en la escuela sindical de correos alemán en las afueras de Frankfurt.
Para después de unos maravillosos años volver a Extremadura y seguir trabajando en la ciudad de Badajoz alternando tiempo laboral y sindical. Cómo no recordar esas movilizaciones en contra del recorte de barrios postales y esas visitas por todas las oficinas de la provincia, una veces acompañado y otras veces en solitario a compartir con los trabajadores, a conocer sus problemas y en todas esas visitas y contactos, un sentir: el sentir de saber que se estaba formando parte de uno de los cuerpos con más identidad de nuestro país. El cuerpo de Correos y su emblema, su cornamusa, su identidad, su traje, su cartera, la bicicleta, la vespa, los casilleros, las sacas, la gorra...tantos y tantos recuerdos que se agolpan y que necesitaría de algunas entradas más para poder describir el tiempo que permanecí y que me ha hecho recordar que el Cuerpo de Correos era y sigue siendo un Cuerpo con identidad propia a pesar de los años y los cambios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario