Páginas vistas en total

sábado, 30 de abril de 2011

Nada es perfecto

Me decía un amigo hace pocos días que ante las cifras de desempleados en nuestro país, no había sólo que lamentarse, sino que había que responsabilizarse.Independientemente de si eran cinco o casi cinco, pero que en cualquiera de los casos, la cifra es enorme y dramática, porque lo que hay detrás de esos datos, son personas y entonces hablamos de verdaderos dramas humanos.
Nadie podemos mostrarnos indiferentes ante una situación como la actual, a pesar de que pueda ser verdad que exista alrededor de un 20% de economía sumergida en nuestro país, por lo que se apunta desde diversas fuentes y medios de comunicación.
Nada ni nadie es pefecto; nunca existió la unanimidad (así lo creo), a pesar de lo que hayamos leído o escuchado, o a pesar de que haya quien pueda sentirlo, o quisiera que fuera así; a diario lo podemos comprobar.
Atravesamos una situación de influencia mediática como posiblemente no hayamos conocido jamás.
Si no somos capaces de transmitir con emoción y con credibilidad nuestros valores tradicionales y generar empatía con la ciudadanía, estaremos dejándonos ocupar nuestro espacio de siempre.
La experiencia de éstos últimos años, junto a las consecuencias de todo lo que está pasando, está poniendo en duda todas las certidumbres que nos contaron.
Hace algún tiempo leí que la pefección es incompatible con la verdad y el bien. Hoy no es sólo incompatible, no existe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario