Páginas vistas en total

domingo, 30 de abril de 2017

Afrontar desde la normalidad.

Hoy escuchaba una entrevista a uno de nuestros mejores deportistas. Un periodista le preguntaba por cómo afrontaba los éxitos. Pues teniendo claro de que los éxitos no son la realidad siempre y los fracasos tampoco. Hay que vivir las cosas con normalidad y así las trato de afrontar. Verdaderamente esto es muy complicado para la mayor parte del mundo, pero hay que afrontarlas desde ese lado y así resulta más fácil digerirlas.
Una respuesta así de una persona acostumbrada a los éxitos no parece fácil, pero hay que tener mucha humildad y ser muy honesto para contestarla y ser convincente a la hora de responderla. Hay que ser muy de los pies en el suelo, no despegarlos y tener una constancia y una voluntad muy fuerte.
Hoy en mi viaje entre el Tajo y el Guadiana, entre la Sierra de San Pedro y los Llanos de Cáceres; entre ese andamiaje del AVE y la soledad de la N-630; en la observación a ratitos de nuestra dehesa que ha dejado de brillar por el efecto de las temperaturas de días pasados; en esa plataforma que se ve de lejos de lo que algún día podrá recorrer una locomotora del siglo XXI...en esos riberos de Araya y ese desconocido paso por el arroyo Morisco; cuando subes y entre los sentaeritos y la caseta te encuentras con las torres y ese paseo tantas veces recorrido...es Garrovillas de Alconétar y me traslada a esos años de carreras por sus caminos, por sus pinares y en la búsqueda de "albejacas".
Es estos días continúa la campaña de las primarias en el PSOE y a medida que se van aproximando las fechas de la decisión que tendremos que tomar los militantes, se va recrudeciendo el ambiente entre los compañeros. Creo que va a ser difícil y que la resolución va a alterar la normalidad de la organización. Ya la tiene alterada. Sería muy deseable que no se caldeara más el ambiente. Pero así como el deportista al que aludía nos daba una muestra de su respeto y humildad a pesar de los éxitos, creo que en la situación que estamos viviendo están empezando a poder más las respuestas desde las vísceras que desde la razón y la sensatez.
Y es que en este tiempo abunda mucho una clase de gente...andan repartidos entre el espacio de la hipocresía y el postureo. Lo mejor de todo, es que cada vez están más lejos de ser capaces de afrontar las cosas desde la normalidad y ello, se termina descubriendo y seleccionando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario