Páginas vistas en total

lunes, 7 de agosto de 2017

Silencios del tiempo...

Estoy con la lectura de un libro que conmueve. Se trata de una historia que nos adentra en una época que nuestro país ha vivido. Es una época que no me atrevo a calificar, que ha sido para todos los españoles muy dura, pero para muchas familias ha debido ser una pesadilla y que ha supuesto vivir...y seguro que estar viviendo en muchos casos, algo que nunca hubieran querido vivir. El libro se llama "Patria"...y es muy recomendable su lectura para entender mejor un conflicto, el mal llamado "conflicto vasco".
Ayuda la lectura de una historia como la del libro a conocer seguro que una parte del conflicto, pero por lo leído hasta ahora, una gran parte. Una parte que desde la distancia nunca podemos llegar a interiorizar como los que la han sufrido y la sufren aún. Es como si en su interior te introduces y te ves escuchando a las dos familias, en su juventud amigas. Es memorable la historia. Una etapa de 40 años que cada día que asomaba en forma de atentado nos convulsionaba a todos.
Recuerdo la noticia del anuncio del cese definitivo de las armas una tarde de octubre, cuando salía de las clases de la Universidad. Un día para celebrar la gran victoria de la democracia, así lo declaraba Rubalcaba ese día de Octubre de 2011. En el libro también se habla de ese anuncio y cómo se cuenta ese momento por las dos mujeres que centran gran parte de la historia. Dos mujeres, dos esposas, dos madres...con un gran carácter y personalidad.
En los paseos matutinos por caminos naturales y escuchando el sonido de los pasos al caminar, entre conversaciones en silencio solo rotas por el sonido de un cántico o de una llamada que se produce entre los árboles, recuerdo algunos de los capítulos de mi libro, porque creo que todos los días cada uno de nosotros, escribimos una parte del mismo. Un libro que escribimos mentalmente en esos ratos en que nos encontramos con nosotros mismos. Tratando de reflexionar sobre este tiempo, me ayudan esos silencios cómplices de la soledad de los caminos.
En esos momentos creo que todos nos acordamos de capítulos vividos en nuestro día a día. Dentro de nosotros aparecen imágenes y recuerdos que son imborrables. Son momentos que el destino ha colocado en nuestro interior. Que nos retiene la memoria y que el destino ha querido que formen parte del camino y de los silencios del tiempo...esos maravillosos silencios que cada uno compartimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario