Páginas vistas en total

domingo, 2 de julio de 2017

Sobre el debate parlamentario...

Ha pasado el debate sobre política general de la región. Se le conoce como el debate del año, junto con el de los presupuestos. El Presidente de la Junta hace una valoración general de las políticas desarrolladas, pero sobre todo presenta propuestas novedosas. Ello sucede en el primer día. Los grupos parlamentarios no suelen entrar en el debate de las mismas. Aprovechan sus intervenciones para acentuar su posición política y dar un repaso a la legislatura.
En esta ocasión ha vuelto a suceder. Una cantidad de propuestas con calado político para pronunciarse y la oposición ha pasado de debatir. El segundo día, que es el dedicado al debate de las propuestas presentadas, los grupos lo dedicaron a la crítica, sólo a críticar. El colmo del debate sucedió por la tarde con las propuestas de resolución. Un total de 354 propuestas presentadas. 
Desconozco el público que sigue el debate por televisión o por las distintas posibilidades que hoy tenemos por las redes sociales. Me dicen que no es precisamente muy seguido. Se dice y se comenta que el debate político ha quedado para una selección de la gente que nos movemos por el espacio público compartido. Por tanto, parece que no tiene mucho interés para la ciudadanía. Decían el otro día en la zona noble que si se hiciera una encuesta preguntando a los ciudadanos, nos quedaríamos con dos o tres de las propuestas presentadas. Menos mal que desde la prensa se recogen algunas, ya sea por su polémica o por otros intereses, pero lo cierto es que cada día hay más unanimidad en que el seguimiento del público en general, es muy bajo. Y eso que es el debate junto al de presupuestos más importante de cada año.
Todo esto creo que debería ser objeto de reflexión. Este nuevo tiempo político ha quedado muy claras varias cosas. No se puede estar haciendo lo mismo de siempre, porque las respuestas en política tienen que ser otras. Cuando se llevan tantos años encarando el proceso de los debates políticos de la misma forma estamos llevando a restarle valor a la política. Estamos banalizando la política y que se hagan tal cantidad de resoluciones sin tiempo a entrar en el debate y en el fondo de las mismas, lo dice todo.  
Tengo claro que los partidos políticos deben tratar de llamar la atención de los ciudadanos respecto al trabajo que desarrollan, al objeto de que sus propuestas se extiendan en la sociedad y los votantes puedan tener la mayor información posible sobre la actividad real de cada cual: es decir, no sólo qué dice cada representante público sino, sobre todo, qué se hace de verdad allí donde las cosas pueden realmente cambiarse. Mi experiencia parlamentaria me recuerda que una cosa es lo que se dice y otra lo que realmente se hace e igualmente es esencial que el trabajo que se desarrolla en los parlamentos llegue a los ciudadanos para que conozcan que es lo que se hace en política.
Estamos en un nuevo tiempo...si decimos participación debemos fomentar la participación, si decimos transparencia debemos ser transparentes...si decimos cambio, debemos hacer cambios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario